Accidente con animal en carretera

Accidente con animal en carretera

Accidente con animal en carretera

La irrupción de un animal —un corzo—en una calzada, la CL-626 a su paso por el término municipal de Boñar, provocó un aparatoso accidente de tráfico. La Junta de Castilla y León deberá indemnizar al conductor y a su acompañante con 45.462 por el accidente.

Así lo indica el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, en su sentencia en la que responsabiliza al gobierno autonómico del accidente con el animal, ya que es la Junta el titular de la vía y por tanto, responsable de la ausencia de señalización vertical correspondiente que advirtiese de la presencia de animales en la calzada, lo que propició la confianza excesiva del conductor en ese tramo.

El Tribunal entiende, según el reglamento actual, que la conservación y las labores de señalización corresponden a la Junta, pues así se recoge en el Reglamento General de Carreteras que afirma que «la explotación de carreteras incluye las operaciones de conservación y mantenimiento, además de todas aquellas acciones destinadas a la protección de la vía y a su mejor uso». En estas acciones se incluye la señalización y ordenación de accesos de las vías públicas.

Según una disposición adicional de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Víal, en accidentes de tráfico con animales será responsable el conductor del vehículo, siempre que se le pueda imputar incumplimiento de las normas de circulación.

Solo se podrá reclamar a los propietarios de las fincas adyacentes si el accidente y los daños correspondientes han sido ocasionados como consecuencia directa de la acción de cazar o por una falta de diligencia en el cuidado y mantenimiento del terreno acotado.

En la disposición adicional también se señala expresamente que será responsable el propietario de la vía, siempre que esta tenga un mantenimiento deficiente, una señalización incorrecta o no esté convenientemente aislada y protegida.

Deja un comentario