Accidente de moto causado por perro

Accidente de moto causado por perro

Accidente de moto causado por perro

La Audiencia Provincial de Cantabria confirma la indemnización de 11.200 euros, que la aseguradora deberá abonar a un motociclista que colisionó con un perro de caza que se había escapado de su perrera, mientras circulaba por una carretera regional. El animal estaba debidamente asegurado, por lo que su dueño demandó a la compañía del seguro para que asumiera la indemnización. Pero la aseguradora afirmaba que no tenía obligación de cubrir los daños del accidente ya que el siniestro no ocurrió durante el ejercicio de la caza.

La Audiencia da la razón al propietario pues, según explica en la sentencia, la póliza, además de contener el aseguramiento obligatorio del cazador que impone el Reglamento de Caza, “se extiende a un seguro voluntario de cazador“. Según dicha póliza, la responsabilidad civil garantizada también cubre el riesgo “por la propiedad de un máximo de dos perros de caza”, de donde se deduce que el hecho objeto de cobertura es esa propiedad de perros de caza, no su empleo en actos directamente relacionado con la caza.

En el escrito, la Audiencia declara que: “de atenerse a la interpretación sostenida por la recurrente de que el seguro voluntario se limita al riesgo por actos de caza, no se alcanza a comprender cómo también incluye expresamente la participación en competiciones autorizadas de tiro deportivo, lo que obviamente no constituye un acto de caza“.

Por todo, el tribunal comprende que “la redacción literal de las condiciones generales (de la póliza) comprende los riesgos cubiertos por la propiedad de dos perros de caza, al margen de su utilización en actos de caza“.

Así, la Audiencia Provincial de Cantabria confirma la sentencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº2 de Laredo, en la que se condenó al propietario del perro a indemnizar al motorista y a la aseguradora a asumir los costes de tal indemnización, que suben a 11.247 euros más el importe de reparar la motocicleta y del equipamiento dañado.

Deja un comentario