Accidente de tráfico en carretera no señalizada

Accidente de tráfico en carretera no señalizada

Accidente de tráfico en carretera no señalizada

La Junta de Andalucía ha sido condenada por el juzgado de lo contencioso administrativo número 12 de Sevilla al pago de una indemnización de 8.103 euros a un conductor que sufrió un accidente mientras conducía por la carretera A-471, que une la nacional IV y la población de Sanlúcar de Barrameda. El accidente de tráfico fue debido a un cierre de la carretera que no se señalizó en absoluto.

La sentencia de dicho juzgado de Sevilla considera probado que el accidente de tráfico tuvo como causa un impacto provocado por el corte de uno de los carriles de la carretera. Como consecuencia del siniestro, el conductor sufrió lesiones valoradas en 2.929 euros y el coche daños valorados en más de 5.000 euros, según precisiones del juez en la sentencia.

El accidente de tráfico tuvo lugar el 3 de noviembre de 2011 sobre las 20:30 horas en el kilómetro 26,6, la carretera en la que tuvo lugar el siniestro pertenece a la red complementaria de carreteras de Andalucía y, por lo tanto, es competencia de la Consejería de Fomento y Vivienda. La vía en la que tuvo lugar el accidente de tráfico era un tramo de la antigua variante que ofrecía acceso a una cooperativa de transporte, por lo que se previó la colocación de una barrera que impidiera que ningún vehículo cayese por el desnivel situado al final de dicho tramo.

Cuando se produjo el accidente de tráfico, las obras de la carretera ya estaban acabadas y la vía en servicio, según la sentencia en la que se indica que la señalización en la rotonda que tomó el conductor era “del todo insuficiente al no señalizar que se trataba de una calle cortada de mero acceso al centro de transportes”.

La unión de empresas responsable de las obras en la carretera también tuvo responsabilidad en el suceso ya que el proyecto ejecutado no contaba con señalización alguna de calle cortada o advertencia del peligro que suponían los montículos de tierra, concluye la sentencia.

 

 

Deja un comentario