Caída en un Supermercado

Caída en un Supermercado

Caída en un Supermercado

Si has sufrido una caída en un Supermercado, como consecuencia de la falta de cuidado y mantenimiento, tienes derecho a reclamar una indemnización.

Puede ocurrir que en el momento en el que te encuentras en el Supermercado, haciendo tus compras habituales, resbales como consecuencia de alguna fruta que pudiera haber en el suelo, esto es motivo suficiente para que, en el caso de que dicha incidencia te ocasionara cualquier tipo de lesión o daños materiales, reclames la indemnización que te corresponda para el completo restablecimiento de la lesión, o reparación-reposición del objeto dañado. Este es un ejemplo de un caso que se podría dar, por supuesto los motivos pueden ser muy variados, aunque siempre han de tener en común que sean causa de una negligencia por parte de los responsables del establecimiento.

Este tipo de supuestos son claramente un peligro evidente e imprevisible para la seguridad de las personas que se encuentran en el lugar, y constituyen una muestra de que no se han tomado las medidas necesarias para evitar el riesgo de caída que ello supone. Entre esas causas se pueden dar la falta de un servicio eficaz y permanente de limpieza, aún cuando se realice un barrido y recogida de desperdicios cada x tiempo, antes de abrir, tras cerrar, etc… pues la manipulación de productos por parte de los clientes conlleva que algunos puedan caer al suelo ocasionando una situación clara de peligro. Esto resulta insuficiente como metodología de limpieza, y esta conducta omisiva por parte de los responsables del establecimiento, en cuanto al incumplimiento de disponer el local en condiciones seguras, es el elemento principal de un comportamiento culposo, y por lo tanto susceptible de comportar la responsabilidad correspondiente.

Se puede considerar como responsabilidad que origine la correspondiente reclamación de indemnización por lesiones o daños materiales: la acción u omisión (voluntaria y libre) que produce un daño, el daño como objeto de la obligación de reparar, y la relación causa-efecto entre la acción y el daño causado. Uno de los motivos por los que se perdería el derecho a una indemnización, sería que el motivo del incidente sea por acción de un tercero (empujón, etc…), o negligencia del propio perjudicado, caso fortuito y por causas de fuerza mayor.

Deja un comentario