Indemnización por colisión múltiple

Indemnización por colisión múltiple

Indemnización por colisión múltiple

Una de las reclamaciones más complicadas suele ser la de una colisión múltiple. Como ya sabrás, en este tipo de accidentes de tráfico suelen verse envueltos varios coches. Siempre que un accidente involucre a más de dos vehículos, será considerado como colisión múltiple.

Estos casos son especialmente complicados por el hecho de implicar a varias aseguradoras. Para tratar de no pagar, se echarán las culpas la una a la otra, complicando el proceso de reclamación y de indemnización. Para esto usarán argumentos como quién golpeó primero o la intensidad de los choques.

Poder lograr una indemnización estará condicionado por algunos factores que pasamos a explicarte a continuación.

El impacto en la colisión

En caso que el vehículo esté en el centro pueden ocurrir varias cosas:

  • Que reciba un impacto del vehículo que va detrás y como consecuencia de esto sea lanzado contra el vehículo que circula por delante.
  • Que reciba dos impactos consecutivos del coche de atrás, debido a diversas colisiones.

En estos casos —o en los que se reciban más de dos golpes— se deberán rellenar los partes amistosos con todos los vehículos. Hay que tratar de recoger todos los datos, incluso de los coches más alejados.

Además, en las colisiones múltiples lo mejor que podemos hacer es llamar a la policía para que levante atestado. Así nos aseguraremos de que se recogen todos los datos de todos los vehículos implicados en el accidente.

Es importante tener todos los datos posibles. Como ya hemos explicado las aseguradoras se echarán las culpas las unas a las otras y dificultarán el poder lograr una indemnización. Si es posible hay que sacar fotos del lugar del siniestro, de todos los vehículos y desde todas las posiciones posibles.

Las colisiones y la fuerza de impacto

El número de colisiones y la fuerza de los impactos será uno de los puntos centrales de la reclamación. En una colisión múltiple, será esto lo que definirá las culpabilidades.

Por ejemplo, un conductor recibe el impacto del coche que circula detrás. Acto seguido recibe un nuevo golpe del mismo coche que, a su vez, ha sido impacto por otro coche. El conducto sufre un latigazo cervical que puede desembocar en una hernia discal.

La aseguradora del primer vehículo puede negarse a pagar la indemnización. Para no pagar argumentará que la gravedad de las lesiones es fruto del segundo impacto, ocasionado por el otro coche. De esta forma trata de involucrar en la reclamación al tercer vehículo.

Es por esto que es importante dirigir la reclamación a todas las aseguradoras y vehículos involucrados. Solo así nos aseguramos de cobrar toda la indemnización. Sin embargo, puede que tengamos que negociar con cada parte.

Dado que estos son casos muy complicados es importante acudir a un abogado. En Todoaccidente somos abogados especializados en accidentes de tráfico y le ayudaremos a gestionar el caso con garantías.

Deja un comentario