Cómo evitar accidentes de tráfico en nieve y hielo

Cómo evitar accidentes de tráfico en nieve y hielo

Cómo evitar accidentes de tráfico en nieve y hielo

Este fin de semana pasado, la mayor parte de España se ha cubierto de nieve. El temporal ha sido especialmente duro en la zona norte de nuestro país, aunque también ha golpeado zonas del interior de Castellón, donde hemos llegado a lamentar la pérdida de dos excursionistas extraviados debido al temporal de nieve.

La nieve es un peligro añadido a las carreteras y, por cuestiones de trabajo, hay muchas personas que deben coger el coche aunque se formen placas de hielo en las carreteras. Reconocer las zonas heladas es complicado, ya que muchas veces las podemos confundir con zonas simplemente mojadas. Por precaución evita las zonas aparentemente mojadas, sobre todo en lugares sombríos o con temperaturas por debajo de los 4º ya que, seguramente, se habrán formado placas de hielo.

Si al girar el volante para girar una curva, la parte delantera del coche sigue recta, lo que vulgarmente conocemos como «se va el coche», no pises el freno ya que con toda seguridad derraparás, tampoco gires el volante: limítate a levantar el pie del acelerador poco a poco —no lo hagas de golpe o también empeorarás la situación—, espera a que el coche coja agarre de nuevo y sigue la marcha con mucho cuidado.

Para evitar accidentes de tráfico en nieve lo mejor es tener preparadas las cadenas o las ruedas de invierno —un elemento que todavía es poco conocido en nuestro país—, pero si no lo tienes debes prestar especial atención a las reacciones del vehículo; si el coche «se va de atrás», no toques el freno, gira el volante hacia la dirección en la que se desliza y trata de enderezarlo y recuperar agarre.

Recuerda que en estos casos los movimientos bruscos y el freno suelen complicar las cosas, mantén el volante firme y minimiza los movimientos, haz movimientos suaves y trata de mantener la calma en todo momento. Los movimientos bruscos del volante harán que recuperes el control un instante, pero tras un latigazo derraparás y perderás completamente el control y la estabilidad.

Si no tienes más remedio que circular, y quieres evitar accidentes de tráfico en nieve, inicia la marcha en segunda velocidad, pues en primera es más fácil que el vehículo derrape, evita las marchas muy largas y mantén el motor a 2000 revoluciones siempre que te sea posible. Y, sobre todo, extrema las precauciones.

Deja un comentario