Condena a una compañía por negligencia en seguro de vida

Condena a una compañía por negligencia en seguro de vida

Condena a una compañía por negligencia en seguro de vida

El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Rubí condena a Catalana Occidente a pagar 200.000 euros (150.000, más 50.000 de intereses) como indemnización por el fallecimiento de un familiar.

La compañía de seguros se había negado a pagar la indemnización anteriormente alegando que el fallecido sufría diversas enfermedades, entre ellas alcoholismo grave o lepeyronie y que, además, fumaba más de 40 cigarrillos al día, cosas de las que, según la aseguradora, no había informado en el momento de hacerse el seguro con el correspondiente cuestionario sobre salud.

El juez señala en su sentencia que existe una negligencia patente por parte de la compañía que no realizó ningún tipo de control sobre los datos recogidos en la poliza del fallecido, siendo imposible valorar el riesgo que entrañaba. La sentencia señala que la póliza se firmó en 2007, momento en que la compañía mejoró las condiciones en las que tenía contratada la póliza el fallecido.

La póliza era un seguro de vida ligado a un contrato de préstamo hipotecario, pero la compañía de seguros no hizo el correspondiente test de riesgo, que debe firmar el que contrata y en el que deben constar todas las enfermedades o problemas de salud que pueda sufrir.

Es obligatorio que el agente de seguros consigne las respuestas del titular en el cuestionario de forma fehaciente, además la compañía de seguros tiene la obligación de informar con exactitud sobre las implicaciones de esas preguntas y sobre el alcance real de la responsabilidad de responderlas.

En la demanda, la compañía hizo constar un cuestionario firmado por el fallecido, aunque tras haberse realizado pruebas por parte de un perito caligráfico, los resultados señalaron a que la letra no coincidía.

Solo en este año constan ya más de 200.000 demandas contra compañías de seguros y que han aumentado en los últimos años las demandas contra las compañías de seguros por este tipo de temas tan peliagudos. Las preguntas de estos cuestionario pocas veces son claras, pues se suele usar una terminología medico-legal que los titulares no entienden, además raras veces se incluyen patologías o hábitos poco saludables entre las preguntas.

Deja un comentario