Condena al ayuntamiento de Merida por accidente laboral

Condena al ayuntamiento de Merida por accidente laboral

Condena al ayuntamiento de Merida por accidente laboral

El ayuntamiento de Mérida ha sido condenado a pagar 137.000 euros a un trabajador municipal de La Encima por un accidente laboral. El Gobierno Local ha decidido recurrir la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, sin embargo, en el momento del accidente el consistorio no contaba con seguros ni servicios de prevención de riesgos laborales.

El Juzgado de lo Social número 4 de Badajoz ha dado la razón a un empleado de La Encima que demandó al ayuntamiento por un accidente laboral que sufrió en 2011. Según se señala en la sentencia, el trabajador, contratado por el centro especial municipal desde 1987, se encontraba realizando labores de siega y limpieza en la zona de Bellavista cuando el cortacésped con el que trabajaba se quedó atascado.

Sin detener por completo el motor de la máquina y soltando la palanca auxiliar que pone en funcionamiento las cuchillas, el operario se agachó para desatascar el orificio que recoge la hierba cortada. Al hacerlo la máquina se puso en marcha de nuevo haciendo girar las cuchillas y provocándole diversos cortes y amputaciones en la mano.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social aprobó, a favor del accidentado, una pensión por incapacidad permanente total de 1.622, 39 euros. Por su parte la Inspección Nacional de Trabajo emitió un informe en el que calificó los hechos como constitutivos de dos faltas graves contempladas en la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social, ya que La Encina funciona como organismo autónomo y por lo tanto ya no es asistida por el servicio de prevención laboral del Consistorio.

Por ese motivo la Seguridad Social declaró la existencia de una responsabilidad empresarial por falta de medidas de seguridad e higiene en el trabajo, incrementando las prestaciones recibidas en un 50% y a cargo exclusivo de La Encina como empresa contratante. El trabajador, una persona sordomuda, que utiliza las manos para comunicarse tuvo que ser ingresado durante seis días en hospitales, además estuvo impedido durante 150 días y pasó otros 608 de baja.

Deja un comentario