Condena por negligencia en un parto

Condena por negligencia en un parto

Condena por negligencia en un parto

Los Tribunales baleares han condenado al Instituto Balear de la Salud al pago de una elevada indemnización a causa de una negligencia en un parto que provocó graves lesiones cerebrales al feto que le ocasionaron severas discapacidades.

Los padres del niño, que ahora tiene ocho años, recibirán una indemnización de 600.000 euros, de parte de la compañía de seguros del IBS, que se encarga de cubrir las indemnizaciones por las negligencias médicas cometidas en el Instituto de la salud.  El juez que ha revisado el caso rebaja también la indemnización que recibirán y que originalmente estaba en torno a un millón de euros.

Los hechos, que datan de 2008, tuvieron lugar el día 5 de mayo por la mañana, cuando los médicos dieron el alta a la mujer embarazada. Ella se encontraba en la semana 40 de gestación, por lo que el alta no fue correcta ya que debieron mantenerla vigilada.

Durante toda la mañana y parte de la tarde el feto mostraba una actividad poco habitual, por lo que al final decidieron intervenir y practicar una cesárea, aunque se realizó con mucho retraso y el feto sufrió una falta de oxígeno que le ocasionó una grave lesión cerebral. El menor en la actualidad sufre una grave minusvalía, a causa del estrés cerebral padecido durante el parto. El niño sufre una minusvalía del 79 por ciento y 40 puntos de movilidad reducida.

Los peritos que estudiaron el caso, afirman que la grave minusvalía se debe al retraso de la cesárea y asegura que no se valoró adecuadamente el estado de la madre y que se debería haber provocado el parto aquella misma mañana. Además señalan que ante el riesgo deberían haber mantenido una vigilancia constante sobre la paciente.

El IBS trató de llegar a un acuerdo con los padres, asegurando que el daño cerebral del feto era algo incontrolable e indetectable en el momento del parto. El juez titular en su sentencia, afirma que desconoce el origen de la lesión, pero aprecia negligencia al no controlar a la madre durante todo el tiempo.

Otro punto importante para el juez es el retraso en la cesárea, algo que no entienden, pues los protocolos de urgencias exigen que las intervenciones sean inmediatas, justamente para que el feto no sufra estrés por falta de oxígeno.

 

Deja un comentario