Condena por negligencia médica a un hospital de Sevilla

Condena por negligencia médica a un hospital de Sevilla

Condena por negligencia médica a un hospital de Sevilla

Un juzgado ha condenado al Servicio Andaluz de la Salud (SAS) a pagar 337.195 euros a una joven de Sevilla a la que tuvieron que amputar todos los dedos de los pies, tras una grave negligencia médica durante la extracción de un DIU (dispositivo intra-uterino).

La mujer acudió al ambulatorio para que se le retirase el dispositivo, pues deseaba quedarse embarazada. La joven advirtió al médico de que los hilos del DIU no eran visibles (estos indican la posición del dispositivo), lo que obligaba al médico a practicar una ecografía, que no se realizó. En el juicio, el facultativo alegó que la joven se había hecho una prueba unos meses atrás y en ella se podía ver perfectamente el dispositivo.

Según la sentencia la extracción fue “manual y a ciegas”, pese al dolor que esto causó a la afectada, quien pedía a gritos al médico que parase. Al finalizar la intervención no se le realizó ningún tipo de prueba exploratoria, ni se le informó tampoco de los riesgos que podía correr, cometiéndose otra grave negligencia médica.

Durante el proceso de extracción el médico perforó con las pinzas parte del útero lo que provocó una grave infección que se extendió a las extremidades. Al día siguiente la afectada acudió al hospital con vómitos, diarrea, fiebre, sensación de frío y falta de sensibilidad en los pies. Días más tarde tuvo que ser intervenida de nuevo a causa de un shock séptico, que al final, provocó al amputación de los dedos de los pies.

La amputación afectará de por vida a a la demandante ya que tiene que llevar unas prótesis de por vida que afectan a su motricidad. La sentencia es muy clara al respecto, pues señala que ha de reconocerse la existencia de un perjuicio estético que se califica como importantísimo por el modo en que ha quedado afectado su modo de caminar.

La defensa de la víctima señaló durante el juicio que esta negligencia médica era totalmente evitable. El SAS, por su parte ha declinado presentar recurso, por lo que la sentencia ya es firme.

Deja un comentario