Condenado un médico por no atender un accidente

Condenado un médico por no atender un accidente

Condenado un médico por no atender un accidente

El Tribunal Supremo, ratifica la sentencia que dictó el Tribunal Superior de Castilla La Mancha, en la que condena a un médico a pagar 100.000 euros como indemnización a la familia de un hombre que falleció frente a la puerta del hospital mientras el médico, que estaba de guardia en aquel momento, se negó a atenderlo.

El Alto Tribunal desestima de esta forma el recurso de casación que presentó el médico y confirma la anterior sentencia del Tribunal Superior de Justicia, que también condenó al facultativo a pagar una indemnización a la familia por un delito de omisión del socorro, además del pago de una multa de 2880 euros y la inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión durante 6 meses.

El fallecido, comenzó a sentirse mal, por lo que decidió acudir al hospital más cercano. Mientras conducía, acompañado de su esposa en avanzado estado de gestación, sufrió un desfallecimiento por lo que acabó colisionando con otro vehículo que esperaba frente al hospital. Hasta allí se personaron efectivos de la Guardia Civil que acudieron al hospital para solicitar la ayuda del médico que se negó a abandonar el lugar, aconsejándoles que llamaran a los servicios de emergencia. Incluso los servicios de emergencia le aconsejaron que acudiera al lugar para observar al paciente, pero el condenado siguió negándose a abandonar le hospital.

El paciente falleció frente a la puerta del hospital atendido por un médico de la UVI móvil. De esta forma la Sala de lo Penal no admite el recurso del médico que alega que actuó de forma correcta, pues tenía varios pacientes en observación. Además afirma que el paciente ya estaba muerto, pero el juez asegura que no es posible saber si la ayuda omitida hubiese sido efectiva.

La sentencia señala que ante una persona desamparada y en peligro manifiesto, tal y como señala la Guardia Civil, el médico se negó a ofrecer su ayuda sin que existiese riesgo propio o para terceros, ya que se limitó a indicar no que no podía salir del hospital.

Deja un comentario