Condenados a cárcel por negligencia médica

Condenados a cárcel por negligencia médica

Condenados a cárcel por negligencia médica

Dos médicos del Hospital Insular de Gran Canaria han sido condenados a dos años y tres meses de cárcel por provocar que una paciente entrara en un estado de coma vegetativo del que no se ha recuperado, al atenderla de forma negligente y sin administrarle el tratamiento necesario. El Juzgado de lo Penal número 2 de Las Palmas de Gran Canaria considera que los dos médicos del hospital que estaban de guardia, cometieron una negligencia con la paciente, una mujer de 31 años, que ingresó en urgencias tras haber ingerido cinco litros de agua y varias pastillas de paracetamol.

La paciente sufrió tres crisis de convulsiones debido a que la cantidad de agua que había bebido le ocasionaba una situación de hiponatremia (bajada de los niveles de sodio disuelto en sangre), con niveles peligrosos para su salud. La paciente sufrió una primera crisis de convulsiones a las cuatro y media de la madrugada, que remitió por sí sola; una segunda, que le mitigaron con diazepán; y una tercera, que le hizo entrar en parada cardiorrespiratoria durante diez minutos. Desde entonces, se encuentra en estado de coma vegetativo.

La sentencia considera probado que los facultativos no llegaron a advertir que las crisis convulsivas las provocaba el brusco descenso de los niveles de sodio, a pesar de que disponían de todos los datos clínicos y de análisis que así lo revelaban y que aconsejaban administrarle un suero hipersalino. En este caso se ha demostrado que “los resultados lesivos se produjeron al incurrir los acusados en una conducta descuidada de la que resultó un proceder irreflexivo, con falta de adopción de cautelas de generalizado uso”, lo que les convierte en autores de un delito de lesiones por negligencia profesional.

La sentencia condena a los doctores a indemnizar solidariamente a la familia de la paciente con 807.700 euros, en concepto de días de hospitalización, secuelas, daños morales, gran invalidez y lesiones permanentes. Además, deberán pagar otros 100.000 euros a su madre por los perjuicios morales familiares.

En caso de que los médicos no puedan afrontar el pago de dichas cantidades, deberán hacerlo de manera subsidiaria el Servicio Canario de la Salud y la aseguradora, la compañía AMA. La sentencia, además, prohíbe a los dos doctores ejercer la medicina por un período de tres años.

Deja un comentario