Condenados por un accidente laboral

Condenados por un accidente laboral

Condenados por un accidente laboral

El Juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo condena a los cinco responsables de las obras de construcción de la Autovía A-63 por un accidente laboral en el que un trabajador recibió una descarga eléctrica que le provocó graves lesiones que le obligaron a someterse a varias operaciones en las que necesitó injertos de piel. Las condenas suman en total 33 meses de prisión y una indemnización 47.138 euros, a la que se añaden multas por un importe de 4.320 euros.

El siniestro se produjo hace 10 años, el 20 de diciembre de 2005, aunque según se señala en la propia sentencia: «el proceso judicial estuvo parado injustificadamente durante mucho tiempo», al punto que desde la apertura del juicio oral en 2012, no se dio fecha de traslado para los escritos de defensa hasta abril de 2014.

Los cinco acusados asumieron su responsabilidad, por lo que no se llegó a celebrar la vista oral en el juzgado. Uno de los acusados era el administrador de la empresa para la que trabajaba la víctima, otro el encargado; un tercero, el jefe de equipo; también se tendría que haber sentado en el banquillo el encargado de la empresa contratista principal y, por último, el administrador único de la empresa contratada, y subcontratada a su vez, par las operaciones de elevación y transporte en las obras de construcción de la Autovía.

Según consta en el escrito de la sentencia, los acusados reconocieron que no habían habilitado medidas necesarias para evitar el riesgo eléctrico, pese a que los trabajos se realizaban cerca de líneas de alta tensión y que tampoco coordinaron un sistema de trabajo adecuado entre los operarios de las distintas empresas subcontratadas. Y todo esto pese a que en el plan de Seguridad y Salud se había detectado el riesgo, señalándose la necesidad de que, o bien se realizasen los trabajos sin que la compañía eléctrica descargase la línea o bien se balizara o se instalaran barreras de protección para respetar la distancia.

El juez señala que los hechos fueron constitutivos de un delito contra los derechos de los trabajadores, en concurso con otro de lesiones imprudentes.

Deja un comentario