Cómo conseguir una pensión por incapacidad

Cómo conseguir una pensión por incapacidad

Cómo conseguir una pensión por incapacidad

Cuando una persona sufre lesiones que limiten su capacidad para desarrollar su trabajo con un mínimo de profesionalidad, dignidad y eficacia, deberá ser protegido con una prestación. La pensión por incapacidad permanente de la Seguridad Social busca cubrir y proteger a este tipo de casos.

En algunos casos es la misma Seguridad Social la que deniega la pensión, alegando que no es posible demostrar que la lesión impida al trabajador realizar sus funciones. En este sentido los tribunales españoles se han pronunciado siempre a favor del trabajador, pues sí es posible demostrar esa incapacidad.

Se considera incapacidad permanente cuando, tras haber recibido un tratamiento médico y haber sido dado de alta, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, que afectan a su capacidad laboral.

Enfermedad, incapacidad y lesiones

Existen dos opciones para solicitar la pensión por incapacidad:

  • Presentarla personalmente, cumplimentando el formulario correspondiente y aportando la documentación necesaria, en cuyo caso el equipo de valoración de incapacidades estudiará su caso y emitirá su decisión. En caso de conceder la incapacidad, se le trasladará el grado y la cuantía de la prestación, así como de las fechas de revisión.
  • Presentarla mediante un representante. Puede presentar la solicitud mediante un abogado, en estos casos recibirá la atención y el asesoramiento de expertos. Además de contar con la opinión de peritos médicos que realizarán los informes pertinentes. Hecho esto se le comunicarán las conclusiones, con el grado que debería solicitar, la posibilidad de éxito y la pensión que podría conseguir. En este punto si el cliente acepta seguir adelante, el resto del proceso recaerá en manos de expertos juristas.

Si tras atravesar todo este proceso —en cualquiera de las dos formas—, se le sigue negando la pensión por incapacidad, entonces será el momento de acudir a los tribunales. Para este paso es necesario contar con la ayuda de un equipo legal de expertos en temas reclamaciones.

De esta forma podrá acceder a alguna de las tipologías de incapacidad actual:

  • Permanente parcial para la profesión habitual:disminución que no impide realizar sus tareas, aunque la empresa deberá adaptarse a sus necesidades.
  • Permanente total para la profesión habitual: inhabilita al trabajador para su trabajo actual, aunque puede desarrollar otras actividades.
  • Permanente absoluta para todo tipo de trabajos: incapacita por completo para realizar cualquier trabajo.
  • Gran invalidez: cuando, además de no poder desarrollar ninguna actividad, necesita ayuda de una tercera persona.

Hay casos en los que una persona con cierto grado de incapacidad necesita aumentar dicho grado, esto además de un aumento económico, supone otros beneficios especiales para mejorar la calidad de vida de la persona, por lo que es importante conocer y no perder las fechas de revisión.

Si usted tiene dudas o necesita la ayuda de un profesional, Todoaccidente pone a su disposición un equipo de profesionales, expertos en reclamaciones e indemnizaciones, que le asesorarán durante todo el proceso de reclamación. Tenemos amplia experiencia en reclamaciones a seguros, contacte con nuestros agentes llamando al 628 930 459 o al 629 879 429, también puede contactar mediante correo electrónico en info@todoaccidente.com. Si lo prefiere puede enviar su consulta mediante nuestra página web, de forma totalmente anónima y sin compromiso, uno de nuestros agentes se pondrá en contacto con usted para asesorarle.

Deja un comentario