El coste de los accidentes para las empresas

El coste de los accidentes para las empresas

El coste de los accidentes para las empresas

Ayer hicimos un repaso rápido a los gastos que puede suponer un accidente laboral y al hecho de que «invertir» en un plan de prevención de riesgos laborales, no es un gasto.

Sin embargo, ¿sabes cuánto dinero pierde una empresa al producirse un accidente laboral o una enfermedad que suponga una baja prolongada? Cabría suponer, tal y como señalan los sindicatos de trabajadores, que cuanto más abultada sea la factura final de los accidentes, más dispuesta estará la empresa a invertir en prevención de riesgos laborales.

A raíz de esto se suele señalar a las empresas que existe toda una serie de costes ocultos, llamados invisibles, que las empresas asumen tras un accidente laboral y de los que no suelen ser conscientes. Estos costes son derivados del impacto que tienen los accidentes sobre la actividad habitual de las empresas; disminución de la producción, de las ventas, pérdida de calidad en la producción y en los servicios… Todo esto significa, al final, un coste monetario para la empresa.

Si una empresa hiciera un estudio en profundidad de estos costes, se encontraría frente a la siguiente cuenta:

  • Costes visibles: Todos los costes conocidos, las bajas de los trabajadores, los coste directos en indemnizaciones, demandas o gastos médicos. En algunos casos, las empresas incluyen en este punto los gastos en prevención de riesgos laborales.
  • Costes invisibles: Todos los costes que no se contabilizan en la lista anterior, y que tampoco se encuentren contabilizados en una lista a parte —por ejemplo, en una lista de gastos para accidentes—. Son costes variables, se producen únicamente tras un accidente o una enfermedad derivada directamente del trabajo.
    • Entre este tipo de gastos se suelen contabilizar: costes salariales, costes derivados de la contratación de sustitutos, pérdidas o daños materiales, pérdida de clientes o de ventas, complementos salariales (por incapacidad…).

De esta forma, como podemos ver, los accidentes laborales suponen un coste, no solo para el trabajador —que se enfrenta a una recuperación—, si no también parar las empresas que deben hacer frente a todos estos gastos.

Deja un comentario