¿Cubre mi seguro los daños causados por una tormenta?

¿Cubre mi seguro los daños causados por una tormenta?

¿Cubre mi seguro los daños causados por una tormenta?

El mes de agostos ha sido muy intenso en cuanto a tormentas, en toda España se han vivido tormentas de mucha intensidad que han causado muchos daños en las viviendas, negocios, coches… Muchas personas afectadas se hacen la misma pregunta, ¿cubre mi seguro los daños causados por las tormentas? La respuesta es relativa ya que hay muchos factores que influyen a la hora de saber lo que cubre el seguro en estos casos: el tipo de contrato, el estado previo de lo dañado, la violencia de la tormenta…

Hay que tener en cuenta que sí existen ciertos umbrales a partir de los cuales las aseguradoras comienzan a cubrir los daños causados por fenómenos meterológicos:

  • Precipitaciones superiores a los 40 litros por m2.
  • Vientos superiores a 84 km/h.
  • Caídas de árboles por el viento.
  • Caídas de vallas publicitarias o muros por el viento o el agua.

Para comprobar si los vientos y las lluvias han superado estos parámetros en su zona puede visitar la página web de la Agencia Estatal de Metereología, donde se detalla las mediciones en cada punto de la península Ibérica.

Viento

En verano uno de los daños más comunes que causa el viento es en los toldos. Si los dueños no están y los toldos estaban desplegados es muy fácil que se causen daños o desgarros en la tela.

Para saber si su seguro debe pagar la reparación, el primer paso es observar las cláusulas del contrato del seguro del hogar. Habrá que ver cuáles son los umbrales fijados por la aseguradora. En caso de que las mediciones de AEMET se hallen en el umbral de las indicadas en el contrato siempre podrá alegar que justo en su zona las rachas fueron ligeramente mayores, llegando a el límite.

El estado y la antigüedad del toldo es una de las causas más frecuentes para el rechazo de este tipo de reclamaciones. Si el toldo tenía más de 20 años será difícil probar su buen estado y la aseguradora alegará que se rompió por otras causas.

Lluvia

Otro de los daños más frecuentes son las inundaciones de bajos comerciales, casas y trasteros y también los daños por filtraciones de lluvia. En estos casos el responsable dependerá de donde proceda el agua: si el agua entra desde la calle, es decir si desde las alcantarillas sube hasta el edificio se deberá reclamar al Consorcio de Compensación de Seguros. Si el agua entra de arriba a abajo, desde el tejado hasta las primeras plantas, entonces será la compañía aseguradora la que se haga cargo.

El cliente puede pedir una indemnización si ha tenido que pasar algunos días en un hotel, además del coste de la reparación y sustitución de los bienes dañados: El importe máximo dependerá de la póliza contratada.

En el caso de los trasteros lo normal es que no estén incluidos en su póliza de seguros, en estos casos lo general es que sea el seguro de la comunidad de propietarios la que se haga cargo.

Árboles caídos

La responsabilidad por los árboles caídos o los diferentes elementos de un edificio que puedan desprenderse será del responsable de los mismos, aunque por norma general las aseguradoras siempre se hacen cargo.

En caso de que un árbol de la acera se parta y caiga sobre un coche, la aseguradora se hará cargo de su reparación, excepto en aquellos casos en los que esté asegurado sólo a terceros. Ante esta situación conviene reclamar al Ayuntamiento.

Si el elemento causante del daño es un elemento de un edificio, entonces será el seguro de la comunidad de propietarios el que se haga cargo de los gastos.

Deja un comentario