Daños reclamables un accidente laboral

Daños reclamables un accidente laboral

Daños reclamables un accidente laboral

Durante toda esta semana hemos estado hablando sobre accidentes laborales y sobre los gastos que suponen este tipo de siniestros para las empresas y para los empresarios. Un accidente laboral, supone siempre un problema para el trabajador, que en muchos casos puede ver peligrar su futuro laboral completo.

Ayer explicamos las indemnizaciones que un trabajador percibe directamente por un accidente laboral, estas indemnizaciones proceden de la Seguridad Social y en ellas no se cuenta la responsabilidad civil del empresario.

Además de estas indemnizaciones, el empresario deberá afrontar otros pagos, a consecuencia de la responsabilidad civil que se deduzca en la investigación del accidente y que complementará las indemnizaciones que se hayan percibido. En estos casos se busca resarcir el daño moral o patrimonial que el accidente laboral tenga sobre el trabajador.

Estas indemnizaciones deben reparar el daño real que se haya producido y que pueda acreditarse debidamente. En algunos casos el empresario puede decidir voluntariamente indemnizar al trabajador.

Daños reclamables en un accidente laboral

Los daños que un trabajador puede reclamar como consecuencia de un accidente laboral son:

Daños corporales

Se comprenden todas aquellas lesiones físicas y psicológicas que sean causa directa del accidente.

En estos casos se contarán todas las posibles secuelas que el trabajador pueda sufrir en el tiempo. En España estas secuelas se suelen contar en función del Baremo de accidentes de tráfico.

También se contarán todos los días de baja e incapacidad temporal, en estos casos también se aplicará el baremo y señalará tres tipos de baja: días de curación, baja laboral y días de hospitalización.

Daños morales

En esta categoría se contemplan todas aquellas indemnizaciones que no se han contemplado en la categoría anterior y que responden a un perjuicio psicológico para el trabajador.

Daños materiales

En este caso los daños se reparten en dos categorías:

  • Emergentes: todos los daños producidos en bienes materiales, así como los mayores gastos a soportar por el lesionado como consecuencia del accidente.
  • Lucro cesante: pérdida de ingresos o de expectativas de mejora laboral.

Estos son los daños que pueden ser reclamados por el trabajador y que deberán ser indemnizados por la empresa o el empresario.

Deja un comentario