Demanda por asistencia sanitaria defectuosa

Demanda por asistencia sanitaria defectuosa

Demanda por asistencia sanitaria defectuosa

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia emitió una sentencia, en la que  se condena a la sanidad pública murciana a indemnizar, a la viuda e hijos de un paciente fallecido, con 134.541 euros por considerar su muerte consecuencia de una defectuosa asistencia sanitaria.

Los hechos se remontan al 3 de diciembre de 2008, cuando un vecino de Cartagena, de 58 años de edad, ingresó en el Hospital Santa María del Rosell para ser intervenido de RTU (resección transuretral) de próstata. Se le trató con heparina una sola vez diez horas antes de la intervención. El día 9 de diciembre de 2008 fue dado de alta y enviado a casa con la sonda vesical semi-rígida puesta, y la recomendación de beber mucho líquido y tomar un antibiótico, sin prescripción de heparina ni ninguna mención a deambulación precoz, según consta en la sentencia del TSJ.

Durante la estancia del paciente en casa, su esposa acudió sola al hospital en dos ocasiones en días distintos para hablar con el cirujano del servicio de urología que le había intervenido, ante las quejas de fuertes dolores y presión en el pecho que presentaba, así como su muy limitada facultad de movimiento. El médico, sin ver al paciente, recomendó seguir con la buscapina. Algunos días después, ante los fuertes dolores de pecho y la dificultad respiratoria que presentó, ingresó por urgencias en el mismo hospital donde falleció poco después por tromboembolismo pulmonar múltiple.

La familia interpuso reclamación patrimonial por estos hechos, entendiendo que en los pacientes sometidos a procedimientos transuretrales se recomienda la movilización precoz y persistente. En este caso no sólo no se indicó la movilización al paciente al alta, sino que se le recomendó justo lo contrario, lo que cobraba más relevancia en un paciente con riesgo tromboembólico por antecedentes de varices y otros riesgos; además, debió mantenerse el tratamiento con heparina en el postoperatorio ya que era un paciente sometido a cirugía e inmovilizado cuyo riesgo de tromboembolismo podía considerarse alto, teniendo en cuenta el tipo de intervención, la inmovilización y sus problemas circulatorios.

El 7 de marzo de 2013 el Servicio Murciano de Salud (SMS) resolvió estimar parcialmente la reclamación, reconociendo a la viuda y dos hijos una indemnización de 42.274 euros, basando la reducción de la cuantía indemnizatoria en el hecho de que de haber sido heparinizado tampoco se podía asegurar que no hubiera muerto; además apreció corresponsabilidad del paciente y familia por no haber avisado al urólogo de sus antecedentes de varices, cuando estos constaban en su historia clínica, y por realizar consultas fuera de la programación y sin la presencia el enfermo. Esto resultó injusto para la familia que interpuso reclamación por vía judicial que fue totalmente estimada por los jueces, obligando al SMS a pagar la totalidad de la indemnización.

 

Deja un comentario