Depresión como accidente laboral

Depresión como accidente laboral

Depresión como accidente laboral

El Juzgado de lo Social número 6 de Bilbao considera accidente laboral la baja por depresión de un trabajador de la sociedad pública SPRI, propiedad del gobierno vasco. El trabajador sufrió una fuerte depresión tras reincorporarse a su trabajo después de que se declarase nulo su despido. El trabajador, junto a otros siete altos cargos, fueron despedidos de forma irregular en 2013.

Tanto el trabajador como el resto de cargos, fueron despedidos tras la entrada en el gobierno del PNV, todos ellos fueron contratados en tiempo de la administración socialista, los tribunales encontraron irregularidades en estos despidos y la empresa pública tuvo que volver a contratarlos. Tras ser declarados nulos los despidos el trabajador se reincorporó a su puesto, causando baja pocos meses después por depresión y presentando, al mismo tiempo una demanda por acoso.

En la sentencia por la que se declara la depresión como un accidente laboral, se detalla que la patología fue una reacción adaptativa a su vuelta al trabajo. En el fallo se detalla que sus superiores le encargaban funciones desconcertantes y desconectadas del resto de sus compañeros. Además no podía hablar con sus compañeros ya que solo se comunicaban con él a través de correos electrónicos que eran enviados, a su vez, por un tercero.

Debido a que estas situaciones se producían incluso en compañeros que ocupaban mesas adyacentes a la del afectado, por lo que el juez aprecia intencionalidad empresarial por mantenerle al margen de las dinámicas globales de grupo, lo que estima incomprensible y alejado de las correctas prácticas de integración laboral.

También hace constar en su escrito que la empresa vulneró los derechos de los trabajadores y perdió el respeto a los derechos de los ciudadanos al despedir al trabajador por el simple hecho de haber sido contratado por otro partido político. La empresa además argumentaba que la depresión podía haber sido ocasionada por otros motivos o por la misma personalidad del afectado.

Deja un comentario