Despenalización de las faltas por accidente de tráfico

Despenalización de las faltas por accidente de tráfico

Despenalización de las faltas por accidente de tráfico

El pasado día 1 de Julio de 2015 entraba en vigor en nuevo Código Penal, publicado anteriormente en el BOE del 31 de marzo de 2015. Con los cambios establecidos en la nueva ley las víctimas de accidente de tráfico se verán afectadas a la hora de reclamar ya que el nuevo cuerpo de leyes despenaliza las faltas, lo que hará que varíen las indemnizaciones por lesiones y los daños y perjuicios, ya que las faltas por imprudencia leve relativas a los accidentes de tráfico serán despenalizadas y pasarán a ser consideradas “ilícitos civiles”.

Intervención mínima y reducción de la litigiosidad

Antes del cambio este tipo de faltas suponían que la demanda del perjudicado iba al Juzgado de lo Penal, pero desde el 1 de julio sólo aquellos accidentes en los que se haya probado una imprudencia grave serán juzgados por el Penal. Este cambio se debe, principalmente, a dos motivos: el principio de intervención mínima y la elevada litigiosidad que sufre el sistema judicial.

En parte se puede entender la decisión en cuanto un juez de lo Penal debería estar investigando delitos y no ocupar gran parte de su tiempo en resolver situaciones que ocupan al ámbito civil. Sin embargo, con la nueva ley podrían quedar impunes alguna conductas imprudentes y, además, supondrá perjuicios económicos para las víctimas que pretendan demandar.

Demandas e informes forenses

Con la despenalización la víctima de un accidente de tráfico no podrá interponer denuncia contra el causante ni ser visto por el médico forense y en función del informe de sanidad llegar a un acuerdo con la compañía de seguros del responsable o, en su caso, solicitar el dictado de un auto de cuantía máxima.

Al convertir en cuestión civil este tipo de reclamaciones la víctima se verá obligada a soportar una serie de gastos; la víctima deberá acudir a un perito privado y abonar el importe correspondiente a su informe de valoración, además necesitará también la intervención de un procurador (siempre que el importe de la demanda sea superior a 2000€).

El mayor problema reside en que la mayoría de los lesionados por accidente de tráfico deberán recurrir a costosos procesos civiles. Esto con el tiempo puede conllevar algunos problemas para las víctimas, como pueden ser:

  • Los lesionados en un accidente de tráfico deberán pagar sus informes periciales para poder presentar reclamación.
  • Necesidad de contratar a un procurador para demandas superiores a 2000€.
  • Condena a pagar las costas del juicio en caso de perder.
  • El número de demandas por accidentes de tráfico descenderá debido a lo expuesto anteriormente.
  • Posible saturación de los juzgados de lo civil, lo que puede provocar mayores retrasos.

Siniestro por imprudencia con lesión leve

Pongamos como ejemplo de lo que supone esta nueva ley un siniestro causado por vehículo a motor con resultado de lesionado leve y que reclame una suma total de 6000€, los costes del informe médico pericial ascenderán a unos 600€ y las tasas judiciales a otros 230€ en Primera Instancia, el total para poder comenzar a litigar es de 830€; unos gastos que hasta la fecha no debía desembolsar la víctima y que ahora pesarán sobre los bolsillos de los afectados.

Muchas asociaciones, colegios de abogados e incluso el CGPJ se han declarado contrarias a esta reforma que supone una desprotección de los derechos ya que despenaliza actuaciones que suponen carácter penal.

Deja un comentario