Distracciones en accidentes de tráfico

Distracciones en accidentes de tráfico

Distracciones en accidentes de tráfico

Tratar de alcanzar objetos, cambiar de sintonía nuestra radio o programar el GPS de nuestro coche duplica la probabilidad de sufrir accidentes de tráfico. Aunque, según un estudios reciente, conducir enfadado, triste o excitado eleva 10 veces el riesgo de sufrir accidentes.

Circular por encima del límite de velocidad aumenta el riesgo de colisión 13 veces, sin embargo, maquillarse o interactuar con los niños no supone tanto riesgo como se pensaba antes del estudio.

Esta información ha sido recogida por el instituto norteamericano de la circulación Virginia Tech y que se ha recogido en un artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Estos datos son importantes, porque recogen datos sobre una población conductora más joven, en especial adolescentes que suelen ser más propensos a participar en actividades de distracción durante la conducción.

En el estudio se señala que si no se toman medidas de prevención para restringir las actividades peligrosas de distracción durante la conducción, habrán varias generaciones de nuevos conductores con un alto riesgo de sufrir accidentes de tráfico graves por estas distracciones.

El estudio se realizó en base a los datos recogidos por los investigadores entre más de 3.500 participantes en seis estados distintos y barajando los datos de 1.600 accidentes distintos.

Para este cometido los investigadores tomaron en consideración 905 accidentes graves que produjeron lesiones o daños entre el conjunto de datos y descubrieron  que, en general, los factores que más influyen en el conductor son la fatiga, el error y la distracción, presentes en el 90% de los casos estudiados.

Los factores relacionados con el conductor suelen ser los principales causantes de accidentes, sobre todo, son preocupantes aquellos que tienen que ver con las distracciones y que representan una amenaza debido al auge de las nuevas tecnologías.

Tampoco se pueden descartar factores humanos como los errores propios de la conducción, volantazos, frenazos repentinos o inadecuados, falta de familiaridad con el vehículo o incluso el mal estado de la calzada.

Deja un comentario