Dos imputados por el accidente de puenting en Granada

Dos imputados por el accidente de puenting en Granada

Dos imputados por el accidente de puenting en Granada

Dos imputados por el accidente de puenting que le costó la vida a una joven británica de 23 años en Granada. La Guardia Civil imputa al dueño de la empresa de deportes de aventura, ya que sólo había un monitor para 14 saltadores y a un monitor por homicidio imprudente.

Según las informaciones facilitadas por la Guardia Civil se señala a un fallo en las medidas de seguridad, ya que al parecer sólo había un monitor para los 14 jóvenes que iban a realizar los saltos, lo que supone una grave falta de medidas de seguridad. Del mismo modo, la Guardia Civil entiende que el dueño y gerente de la empresa es responsable directo de haber puesto tan sólo a un monitor al frente de un grupo de 14 jóvenes.

La brigada de Policía Judicial junto con el Servicio de Rescate e Intervención de Montaña de la Guardia Civil, se pusieron al cargo de las investigaciones del accidente que tuvo lugar el día 21 de julio. Los grupos de investigación emitieron en primer lugar un informe sobre el estado de las cuerdas y del aparataje utilizado en la actividad.

La empresa desplazó hasta el lugar de los hechos a un monitor que se encargaría de montar y asegurar el material, además de vigilar a los 14 jóvenes que habían contratado el servicio. El monitor debía encargarse de montar y asegurar las cuerdas, además de colocar el arnés y los enganches de los jóvenes que iban a saltar, también debía controlar los tiempos y autorizar los saltos.

Según la investigación en el momento del accidente el monitor, tras enganchar el arnés y los seguros, se dirigió a la otra punta del puente para tensar las cuerdas, sin embargo en ese momento la chica saltó, se supone que por una falta de entendimiento entre los dos. Saltar sin que las cuerdas estuvieran tensadas pudo ser la causa del fatal accidente.

La Guardia Civil cree que el monitor no realizó sus funciones con el debido cuidado y precaución, y que pudo existir una negligencia al no haber realizado las acciones oportunas para asegurarse de que la joven esperaba el momento oportuno para saltar. Tampoco hay constancia de que se informara a los participantes por escrito de los peligros de la actividad.

Deja un comentario