El coste de los accidentes de tráfico

El coste de los accidentes de tráfico

El coste de los accidentes de tráfico

En España se han contabilizado en el último año 54.416 bajas laborales por accidentes de tráfico. Este número representa el 11% del total de las bajas laborales, más o menos 149 trabajadores al día. Estas bajas laborales cuestan 176.901.774 euros, 3.251 euros por accidentado.

A estos costes laborales de casi 177 millones de euros hay que sumar las cuantías que pagan las aseguradoras, los costes médicos y todos los recursos sanitarios y de rehabilitación. En muchos casos las aseguradoras también tienen que hacer frente a otros costes como los farmacológicos, la defensa legal o los peritajes.

Sin embargo, hay otros daños que son muy difíciles de cuantificar en dinero. Estos daños son, por ejemplo, la disminución de la productividad en la empresa o el deterioro del clima laboral.

Accidentes de tráfico y seguridad laboral

En España, ni las empresas ni los trabajadores, están concienciados realmente de los peligros de los desplazamientos en coche, de casa al trabajo y viceversa. Mucho menos son conscientes de lo que supone para una empresa una baja laboral.

En España estas bajas suelen alcanzar una media de 38, 71 días de baja. Al año se pierden unos 2.106.451 días de trabajo. Las causas de estas bajas suelen ser los llamados accidentes in itinere. El 53% de estas bajas suelen ser esguinces cervicales, muchas veces por una mala colocación del reposacabezas. El resto de accidentes suelen producirse por cortes y heridas superficiales, muchas veces en los ojos. Solo en 8% de estas lesiones son por huesos rotos y fracturas.

Aunque solo un 2% de las lesiones en accidentes de tráfico son graves o muy graves, los accidentes in itinere siguen siendo la principal causa de fallecimientos en accidentes de trabajo.

Las empresas siguen sin preocuparse por los accidentes de tráfico en sus planes de seguridad laboral. Existen muchos factores que pueden alterar la conducción y provocar accidentes, como la fatiga, las distracciones o el estrés, que provoca agresividad y conductas erráticas.

Deja un comentario