El falso positivo en controles de alcoholemia

El falso positivo en controles de alcoholemia

El falso positivo en controles de alcoholemia

Todos conocemos —o deberíamos— las consecuencias de conducir bajo los efectos del alcohol. Cada día los controles son más estrictos y las tasas más bajas. Es normal, conducir bebido es muy peligroso, baja nuestra capacidad de atención y de reacción, además aumenta la sensación de euforia. Sin embargo, el alcohol no siempre tiene la culpa de los positivos, a veces puedes encontrarte con un falso positivo.

Aunque no te lo creas, hay alimentos, bebidas y medicamentos que pueden engañar al alcoholimetro y dar un falso positivo. Si te pasará a ti, ¿sabrías cómo hay que reaccionar? Hoy te explicamos qué debes hacer en estos casos.

Consumo de alcohol y drogas

Todos sabemos que conducir bajo los efectos del alcohol y de las drogas está prohibido, sin embargo, sigue siendo la principal causa de mortalidad en carretera. Es alarmante, además, el repunte de los últimos meses.

En España se está aplicando un labor de tolerancia cero con este tipo de acciones. La Guardia Civil realiza controles y estos controles son cada vez más duros. En fechas señaladas, como el verano, estos controles se intensifican.

Si nos paran en uno de estos controles estamos obligados a parar y realizar los tests que se nos pidan.

Las pruebas

Todos conocemos la prueba típica de «soplar». La prueba de aire aspirado —como se llama en realidad— muestra los gramos de alcohol en sangre. Más tarde se puede pedir una prueba de alcohol en sangre que, normalmente, se realiza en el hospital.

Para drogas se suele hacer una prueba salival. En ella se detectan las drogas mediante la saliva.

Aunque estas mediciones suelen ser muy precisas, siempre cabe la posibilidad de que aparezca lo que se llama un falso positivo. Algunos medicamentos, ciertos alimentos o bebidas, pueden complicar o manipular el resultado.

Falso positivo en drogas o alcohol

En muchos casos un tratamiento médico puede alterar los resultados de una prueba y ofrecer un falso positivo. La penicilina, los analgésicos, el ibuprofeno o la ranitidina pueden dar un falso positivo en un test de drogas. Lo inhaladores para el asma también suelen arrojar este tipo de resultados alterados.

Algunos alimentos y bebidas que, en teoría poseen una graduación muy baja, pueden dar un falso positivo. Incluso el enjuague bucal puede ofrecerlo.

¿Qué hago ante un falso positivo?

Todos estamos obligados a pasar estos tests. Sin embargo, si por algún tipo de afección o dolencia no puedes hacerlo, deberán trasladarte hasta un centro sanitario, donde se realizarán las pruebas de sangre.

Los agentes deben realizar una breve explicación de la prueba que va a realizar. El conductor debe conocer la prueba y sus derechos. Si el conductor considera que le resultado no es correcto, puede solicitar que se repita la prueba.

El segundo test suele ser de sangre o de orina, siempre buscando descartar los resultados anteriores. También se pueden esperar 10 minutos y usar de nuevo el etilómetro.

Si el segundo resultado fuera negativo, se considerará que el primero era un falso positivo y será la Jefatura de Tráfico, la que se hará cargo de los gastos. En caso contrario, será el conductor el que pagará la prueba extra. Si estás en tratamiento médico debes avisar a las autoridades antes de la segunda prueba.

Es importante saber si hubo o no un falso positivo, sobre todo, si te has visto envuelto en un accidente de tráfico y quieres reclamar una indemnización.

En cualquier caso, lo mejor es contar con la ayuda de un abogado experto en reclamaciones para enfrentar a este tipo de inconvenientes. Deberás tener muy claro que, si el positivo no era falso, ninguna aseguradora se hará cargo de los gastos de un posible accidente.

Deja un comentario