El nuevo baremo del automóvil encarecerá los seguros

El nuevo baremo del automóvil encarecerá los seguros

El nuevo baremo del automóvil encarecerá los seguros

A partir del 1 de enero entrará en vigor el nuevo baremo del automóvil, que mejorará considerablemente las indemnizaciones que reciben los familiares y las víctimas de accidentes de tráfico. Esta acción resultará en un beneficio mayor para los afectados, pero acarreará ciertos problemas, el más notable será el aumento en el precio de los seguros del automóvil.

A causa del aumento de las indemnizaciones, las compañías aseguradoras se verán obligadas a aumentar el precio de las pólizas de seguro del automóvil, con el fin de poder hacer frente a este aumento exponencial. Desde las compañías de seguros ya se empieza a señalar que deberán trasladar al usuario parte de ese aumento de los costes de las indemnizaciones.

Sin embargo aseguran que el aumento del baremo de las indemnizaciones es bueno para la sociedad española y conviene dejar de dramatizar, las indemnizaciones por daños personales suponen un 30% del total de siniestralidad del automóvil.

Algunas compañías se verán obligadas a aumentar de forma brusca el precio de sus pólizas debido a su menor solvencia, esto afectará sobre todo a todas aquellas compañías que, ante la caída en el número de clientes, congelaron las tarifas o las rebajaron al máximo. Se estima que desde 2008 la prima media se abarató hasta un 20%, pasando de 428 a 343 euros de media.

Las compañías tratan de calcular el sobrecoste que se producirá en las indemnizaciones la entrada en vigor de este nuevo baremo del automóvil, entre los datos que manejan está el aumento del uso del coche en los últimos tiempos, lo que aumenta también la siniestralidad y el riesgo de accidentes, si a todo esto se suma el aumento del 50% y el 30% en las indemnizaciones las compañías de seguros tienen que buscar formas de financiarse para cubrir el aumento de gastos.

Además, con la entrada en vigor del nuevo baremo, los gastos médicos de los pacientes que necesiten tratamientos de por vida, pasarán a ser responsabilidad de las aseguradoras y no de la seguridad social, algo que supone un gasto extra para las compañías.

 

Deja un comentario