ETT y accidentes laborales, ¿podré cobrar indemnización?

ETT y accidentes laborales, ¿podré cobrar indemnización?

ETT y accidentes laborales, ¿podré cobrar indemnización?

Por norma general son las empresas las responsables de los accidentes laborales que tengan lugar debido a una imprudencia del trabajador. Recae sobre las empresas la responsabilidad de adoptar las medidas necesarias para evitar ese tipo de siniestros. Aunque, esto no es óbice para que el empleado desconozca las medidas necesarias, el trabajador está también obligado a conocer las medidas de seguridad que requiere cada puesto de trabajo. Sin embargo, recae sobre la empresa, velar, en todo caso, para que los trabajadores cumplan con las obligaciones de seguridad necesarias.

Así se establece en la sentencia del Tribunal Supremo del 4 de mayo de 2015, que condena a una empresa de trabajo temporal (ETT) a pagar una indemnización de 184.021 euros a una trabajadora que sufrió un accidente laboral mientras tenía suscritos contratos laborales con la ETT. Según se desprende del escrito “la empresa no protegió a la trabajadora frente a sus posibles descuido e imprudencias no temerarias”. En este sentido el fallo del Alto Tribunal señala que es el empresario el que ha fallado en vigilar por la seguridad de sus trabajadores, no ofreciendo una protección eficaz o suficiente en materia de seguridad e higiene.

Con esta sentencia, el Tribunal Supremo, se opuso a una sentencia anterior del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que atribuía la culpabilidad del accidente a la trabajadora y exculpaba a las entidades, en base a un informe pericial que señalaba que el accidente se debió al cansancio físico y mental de la trabajadora. El Tribunal Superior de Justicia señaló también en su sentencia que la máquina que la operaria manipuló, y con la que sufrió el accidente, estaba adecuada y que la empleada había recibido la información y la formación necesaria para su manejo.

El Supremo, sin embargo, se reitera en su doctrina anterior y recuerda que “es responsabilidad del empresario vigilar el cumplimiento de las normativas de seguridad laboral por parte de sus trabajadores”. En la sentencia, el Alto Tribunal, añade que: “esta vigilancia no es una mera obligación formal que se cumpla justificando poseer unos detallados planes de seguridad y salud. Es necesario que se constate que éstos son aplicados adecuadamente y que los trabajadores son isntruidos de forma correcta. En ningún caso, basta con entregar el material de seguridad, si no se vigila el comportamiento y se obliga al correcto uso de los materiales de seguridad y prevención de riesgos”.

Sobre los accidentes

En el caso juzgado, no hay forma de acreditar que la empresa o el empresario haya cumplido de forma adecuada con su obligación de vigilar, ya que el mismo hecho del accidente laboral, indica que en ningún momento se protegió a la trabajadora, por lo tanto no se puede demostrar que se adoptaran las medidas necesarias, fueran las que fueran.

Tampoco puede probarse que se agotara la diligencia exigible más allá incluso de las exigencias reglamentarias para impedir el suceso en cuestión. La sentencia destaca en este aspecto, que en ningún caso basta con la formación teórica y práctica que la empresa de trabajo temporal impartió a la trabajadora. Esta formación no agota todas las diligencias exigibles en cuanto al uso de la máquina. En ningún momento se le señaló, por ejemplo, que no se para al atascarse.

Por esto siempre que no se pueda probar que la empresa o el empresario ejercieron la necesaria vigilancia sobre la seguridad del empleado, siempre que el accidente ocurra por falta de medios o de formación, la empresa estará obligada al pago de la indemnización.

 

Deja un comentario