Indemnización a la familia de un ahogado

Indemnización a la familia de un ahogado

Indemnización a la familia de un ahogado

Una sentencia condena a la Junta de Extremadura a pagar una indemnización de 271.233 euros a la familia de un ciudadano senegalés que se ahogó en el embalse de La Serena en 2010 al seguir las indicaciones de un GPS que lo llevaron por una antigua carretera en desuso y cortada, pero que carecía de la indicación pertinente. Contra la sentencia de la sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura todavía cabía un recurso de casación, pero la Junta ha anunciado ya que no tomará ninguna otra medida al respecto y que hará frente al pago de la indemnización.

Por lo tanto se admite el fallo del TSJEX que estable así que “queda totalmente claro que la carretera por la que circulaba el vehículo estaba sin señalizar, por lo que conducía inevitablemente hacia el embalse”, lo que demuestra un “evidente funcionamiento anormal del servicio público”.

El suceso por el que se ha condenado a la Junta de Extremadura sucedió el 2 de octubre de 2010 cuando dos vendedores ambulantes senegaleses se dirigían desde la localidad de Cabeza de Buey hacia Ciudad Real. Los hombres se guiaban por un GPS y circulaban por una antigua carretera en desuso desde que se inauguró en gran embalse de La Serena y que les condujo directamente al agua, ya que la carretera no tenía instaladas barreras para impedir el paso de vehículos.

Aunque los dos consiguieron salir del coche, sólo uno de ellos (el copiloto) logró llegar hasta la orilla, el conductor del coche de 38 años de edad falleció ahogado. La causa del accidente fue la incorrecta señalización, nada parece apuntar a que el conductor circulara a una velocidad inadecuada o incurriese en acciones temerarias que pudieran desembocar en accidente.

No existe ninguna circunstancia que deba eximir o modular la responsabilidad patrimonial que se atribuye a la Administración demandada, concluye la sentencia que la Junta ha decidido no recurrir.

Deja un comentario