Indemnización por accidente estando de baja laboral

Indemnización por accidente estando de baja laboral

Indemnización por accidente estando de baja laboral

Otra de las grandes preguntas que te puedes hacer cuando tienes un accidente de tráfico es: ¿tengo derecho a recibir una indemnización por accidente estando de baja laboral?

Muchos de nuestros clientes nos preguntan si pueden cobrar una indemnización por accidente de tráfico estando previamente de baja por accidente laboral. En otras palabras, quieren saber si podrán cobrar si antes del accidente estaban de baja laboral por otro motivo.

En este aspecto les vienen muchas preguntas: ¿tienen derecho a cobrar del seguro por las lesiones? ¿Las lesiones temporales —los antiguos días de sanidad— se dejan de pagar o se paga menos por ellos?

En este artículo trataremos de aclarar todas estas cuestiones sobre la indemnización por accidente de tráfico y la baja laboral.

Entender la indemnización

Para comprender la situación, lo primero es entender el concepto de indemnización por lesiones.

El baremo de accidentes estipula una serie de conceptos que dan lugar a la percepción de una indemnización. La suma de estos conceptos que corresponden a cada caso son lo que forma la indemnización final.

Un ejemplo, si tras un accidente de tráfico sufrimos un latigazo cervical, posiblemente nuestra indemnización será algo parecido a esto:

  • 30 días moderados X 52… 1.560 euros.
  • 55 días básicos X 30… 1.650 euros.
  • 1 punto por secuelas… 855 euros.
  • Gastos resarcibles —farmacia, transporte…—… 105 euros.

La suma total nos daría como resultado una indemnización total de unos 4.170 euros.

Ahora, veamos cómo quedaría esta misma indemnización si al sufrir el accidente estamos de baja laboral.

Lo primero es que podremos seguir cobrando las secuelas, salvo que estuviésemos de baja por esa misma dolencia y no fuera posible demostrar clínicamente si la secuela deriva del accidente o es anterior. También podremos cobrar los daños sufridos en el accidente de tráfico con los mismos matices del ejemplo.

Días moderados y días básicos

En el ejemplo anterior tenemos 30 días moderados y 55 básicos. La diferencia entre días básicos y moderados, es que los moderados implican que el accidentado no puede llevar a cabo las denominadas actividades de desarrollo personal —trabajar, estudiar, practicar deporte, dedicarse a actividades de ocio y vida de relación…—.

En el caso del ejemplo, partimos de que el accidentado no puede realizar estas actividades durante los primeros 30 días. A partir del día 31 hasta el alta en rehabilitación, su salud mejora lo suficiente para realizar esas actividades.

Otro ejemplo

Pongamos como ejemplo una mujer que está de bajas laboral por un embarazo de alto riesgo y sufre lesiones por un accidente de tráfico. El médico mantiene la baja y durante noventa días, la lesionada es tratada en una clínica de rehabilitación.

Ahora llega la pregunta: ¿se debería indemnizar esos 90 días como perjuicio moderado o básico?

Aquí se abren dos posibles interpretaciones:

  1. Si la lesión hubiera implicado una baja laboral de no estar el paciente de baja previamente, se debería computar, al menos, una parte del periodo lesivo como días moderados.
  2. Dado que la baja médica ya estaba concedida, no se produce un perjuicio añadido para la paciente que justifique una indemnización por lesiones temporales, pero valorando todos los días como básicos.

¿Cuál sería la respuesta correcta? Generalmente, la solución que se está dando en los juzgados está a medio camino de las dos expuestas.

No se aceptan las simplificaciones

Las aseguradoras, desde que se publicó el baremo de tráfico, están haciendo campaña para ofrecer una interpretación distinta de la concebida inicialmente. Las aseguradoras buscan que, allá donde la ley dice que los días moderados son aquellos en los que el accidentado no puede llevar a cabo una parte relevante de su día a día, se simplifique todo y que, si no hay baja laboral, se indemnicen todos los días como básicos.

Frente a esta interpretación simplista, no es de extrañar que la posición de las aseguradoras ante un lesionado, que ya estuviera de baja laboral, sea la de entender como básicos todos los días.

Ante esta interpretación es importante recordar —y los juzgados se están mostrando de acuerdo— que acudir al trabajo es una de las actividades de desarrollo personal, y por tanto no es la única que se debe evaluar.

Siguiendo el ejemplo de la embarazada, la pregunta que debemos hacernos en un caso así sería: ¿Qué cosas podía hacer la accidentada antes de sufrir el accidente que después ya no pueda hacer? ¿Podía caminar, conducir, mantener relaciones sexuales, hacer deporte, coger en brazos a sus otros hijos…? ¿Pudo hacerlas durante toda o una parte de la recuperación posterior al accidente de circulación? ¿Podemos catalogar como relevante el número de actividades factibles desde la baja hasta el siniestro e imposibilitarlas a partir de la ocurrencia del mismo?

En caso afirmativo, esos días deberían ser indemnizados como moderados y no como básicos.

Deja un comentario