Negligencia médica en operación de juanetes

Negligencia médica en operación de juanetes

Negligencia médica en operación de juanetes

El Tribunal Superior de Xusticia de Galicia condena al Sergas a pagar una indemnización de 50.000 euros a una paciente por una negligencia médica durante una operación de juanetes. Tras la operación la paciente sufre problemas de movilidad.

La negligencia durante la operación afectó a la paciente a nivel medular, impidiéndole andar sin la ayuda de bastones o muletas. Los magistrados entienden que, si bien existió consentimiento informado previo a la operación, este fue insuficiente, estereotipado y precario.

Negligencia médica durante la operación

La sentencia señala que, tras la operación de juanetes se comprobó la existencia de un déficit de sensibilidad y de capacidad motrices en ambas piernas. Sin embargo, los responsables del centro de salud no procedieron a su traslado hasta un mes después, cuando se constató la pérdida de fuerza y de movilidad en ambas piernas.

En el servicio de Neurocirugía se determinó que la mujer había sufrido una lesión medular iatrogénica severa, debido a una incorrecta punción durante la anestesia. Debido a esto la Xunta de Galicia le concedió una minusvalía del 68%.

Proceso judicial

Durante su demanda en primera instancia, que fue rechazada, la afectada hacía referencia no solo a las secuelas que sufría, sino también al hecho de que la demora hubiese empeorado su diagnóstico. También señaló que el consentimiento informado fue insuficiente.

El TSXG, sin embargo, señala que hubo grandes aciertos en el tratamiento. Solo señala como negligente el consentimiento informado y algún que otro «error» durante el postoperatorio.

De esta forma se señala al documento de consentimiento informado como fuente de la negligencia médica. El tribunal señala que este documento es un simple estereotipo al servicio de los intereses del anestesista y del que no se logra comprender nada de forma clara.

El TSXG no habla en su sentencia sobre la minusvalía provocada por la anestesia, ni sobre la reducción de la movilidad de la que se ha visto afectada la paciente.

Deja un comentario