Indemnizaciones más bajas por una justicia lenta

Indemnizaciones más bajas por una justicia lenta

Indemnizaciones más bajas por una justicia lenta

La Justicia tiene sus tiempos, eso es algo que todo sabemos, sin embargo, esos tiempos están llevando a muchas personas a aceptar acuerdos perjudiciales por miedo a los eternos procesos judiciales. Y es que la justicia cada vez parece ser más lenta, los procedimientos legales se dilatan y algunas personas, desesperadas o incapaces de soportar la esperan, aceptan acuerdos muy poco beneficiosos para sus intereses.

Es en las causas por siniestralidad laboral donde más se deja notar esta lentitud. Las causas abiertas por accidentes laborales se dilatan en el tiempo y esto perjudica siempre a las víctimas, que ven sus indemnizaciones perdidas y aceptan cualquier acuerdo con tal de zanjar el tema.

Este continuo retraso no puede suponer la tónica general, cuando un trabajador fallece en su puesto de trabajo, el Estado debe hacerse cargo de estudiar en detalle el accidente y sus causas. Se debe esclarecer rápidamente si se ha actuado con dolo o si se han seguido las normas de seguridad laboral establecidas.

La dilatación de los procesos judiciales es especialmente perversa en estos casos, en los que el afectado, desesperado o incapaz de soportar más tiempo el procedimiento, se ve obligado a aceptar acuerdos que degradan la base de responsabilidad, en perjuicio de los intereses y derechos de las víctimas que, en última instancia, se conforman con aceptar indemnizaciones mucho más bajas, ante la perspectiva de una espera indefinida.

Desde el Estado se debe velar para el correcto cumplimiento de las normativas de seguridad y se debe, al mismo tiempo, trabajar para que el incumplimiento de estas normas suponga un castigo adecuado.

A pesar de la complejidad de las acciones administrativas que se toman en estos casos, es necesario trabajar para desatascar la justicia y evitar estos dilatados tiempos de espera en las actuaciones por accidentes laborales y que suelen terminar con la aceptación de indemnizaciones muy bajas.

Deja un comentario