La Consellería de Sanitat condenada por negligencia médica

La Consellería de Sanitat condenada por negligencia médica

La Consellería de Sanitat condenada por negligencia médica

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha condenado a la Consellería de Sanitat a pagar 185.000 euros de indemnización por una negligencia médica a una paciente a la que se le causó una paraplejia durante una intervención quirúrjica de cervicales. Tras una intervención por dos hernias cervicales la paciente sufrió paraplejia de los miembros inferiores y paresia en los superiores.

Esta nueva sentencia del Tribunal Superior estima parcialmente la demanda por negligencia médica que reclamaba como responsabilidad patrimonial el pago de 500.000 euros.

La paciente, de 60 años de edad, ingresó en el Hospital General de Valencia, para someterse a una intervención programada de dos hernias cervicales que, en palabras del neurocirujano: “había salido muy bien”. A la madrugada siguiente, tras despertar de la anestesia, comenzó a notar que no podía mover las piernas. Los familiares de la paciente avisaron al personal de la sala hasta en tres ocasiones distintas, pero los facultativos se limitaron a decir que lo que le estaba ocurriendo a la paciente era normal y no tomaron ninguna medida al respecto.

No fue hasta dos días después, el 4 de febrero, que el cirujano decidió tomar alguna medida, ordenando que se le hiciera un TAC y, tras ver los resultados, decidió operar de urgencia.

El juez en su sentencia considera que “es evidente que existió una demora al realizarse la valoración del neurocirujano de la clínica, tras las reiteradas quejas de la paciente”. Según dictamina el magistrado en su escrito: “las lesiones posteriores se hubiesen evitado si el médico hubiese intervenido en cuanto la paciente comenzó a sufrir los primeros síntomas”.

A consecuencia de la negligencia del personal del hospital la paciente sufre lesiones medulares irreversibles que le producen paraplejia en miembros inferiores y paresia en superiores, con nulo control de sus esfínteres, lo que limita seriamente su actividad diaria y la convierte en dependiente.

 

Deja un comentario