Las lesiones en accidentes de tráfico

Las lesiones en accidentes de tráfico

Las lesiones en accidentes de tráfico

Los accidentes de tráfico son uno de los principales motivos de preocupación para las autoridades. Según los datos de la Organización Mundial de la Salud, las lesiones producidas en accidentes de tráfico se han posicionado como la octava causa de muerte en el mundo, con más de un millón de personas fallecidas en carretera cada año.

Las cifras de accidentes, que durante unos años habían ido a la baja, han vuelto a incrementar. El año pasado la OMS contabilizó 3.500 muertes diarias en los países desarrollados. A esto había que sumar el número de heridos que se elevó a 100.000.

Las lesiones en accidentes de tráfico varían mucho en incidencia y gravedad, sin embargo algunas de ellas son más comunes que otras. Sea como sea, deben ser controladas por especialistas y médicos, incluso semanas después del accidente.

Traumatismos en accidentes de tráfico

Las lesiones derivadas por colisiones en carretera se han convertido en el mayor problema de seguridad vial, según la DGT.

Una de las heridas más complejas es la llamada enfermedad traumática, que constituye la primera causa de muerte entre los jóvenes. Los traumatismos producidos por accidentes deben ser atendidos de forma inmediata por los médicos para controlar su evolución.

Muchas veces los traumatismos no presentan heridas visibles, pero sí producen daños internos, que pueden manifestarse con el tiempo.

Fracturas en accidentes

La cabeza y las extremidades son las partes del cuerpo que más lesiones sufren. Los golpes contra el salpicadero y el parabrisas provocan fracturas craneales y faciales.

La cara suele ser otro foco de heridas, pues suele recibir rasguños, abrasiones y otro tipo de heridas leves.

Las fracturas pueden requerir intervenciones quirúrgicas si son abiertas y tardan semanas o incluso meses en curarse del todo. En el caso de fracturas de las extremidades la cura pasará también por la rehabilitación y la fisioterapia.

Lesiones en el tronco y el abdomen

La columna vertebral es una de las zonas más afectadas por los accidentes de tráfico. Entre las lesiones más habituales se encuentra el esguince cervical o latigazo cervical.

Las lesiones más graves en la espalda pueden llegar a producir daños irrecuperables e incapacidades permanentes al dañar la médula espinal.

En el caso de tórax y abdomen, las lesiones se agravan si afectan a los órganos vitales. Se deben vigilar estas zonas después de un accidente, pues las lesiones torácicas cerradas, no suelen ser detectadas y pueden provocar daños graves e incluso la muerte,

Este tipo de lesiones del tórax pueden evitarse o reducir su gravedad con el correcto uso del cinturón de seguridad.

Deja un comentario