Mapfre deberá pagar indemnización por el accidente de Spanair

Mapfre deberá pagar indemnización por el accidente de Spanair

Mapfre deberá pagar indemnización por el accidente de Spanair

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Las Palmas de Gran Canaria ha fijado la indemnización total en 348.800 euros (87.200 para cada demandante) que Mapfre, aseguradora de la aerolínea Spanair, deberá pagar a las cuatro hermanas que demandaron a la compañía por el fallecimiento de sus padres en el accidente aéreo en el que murieron 154 personas en agosto de 2008 en el aeropuerto de Barajas. La sentencia utiliza para el cálculo de la indemnización el baremo de los accidentes de tráfico y le aplica un incremento del 50% por las circunstancias especiales del caso.

Mapfre ofrecía a cada una de las afectadas 68.541,75 euros, un total de 274.167. La cantidad surgió al añadirle al citado baremo un factor del 30% como corrección por circunstancias especiales.  Las hermanas reclamaban, en cambio, 18 millones de euros por los daños patrimoniales y morales ocasionados.

La resolución judicial desglosa en distintos apartados la cuantía de la indemnización. A cada hermana le corresponde 20.000 euros por cada progenitor fallecido en concepto de perjuicio personal básico, ya que en el momento del suceso todas tenían más de 30 años. A esa cantidad (40.000 euros) se le aplica un incremento del 35% (14.000) por el hecho de que en el siniestro fallecieran los dos, el padre y la madre, lo que representa un perjuicio particular.

El magistrado también toma en consideración lo excepcional del hecho y agrega al cálculo de la indemnización 10.000 euros, el límite máximo. Por el daño patrimonial básico, y sin necesidad de justificación, fija la cifra de 800 euros (400 por cada fallecido). En cambio, rechaza el pago del lucro cesante porque no considera acreditado que las demandantes dependieran económicamente de sus padres.

La sentencia señala la gravedad del accidente en el que murieron 154 personas y resultaron heridas otras 18, y tiene la seguridad de que se produjo una negligencia grave por parte de la compañía aérea o del fabricante (aunque la resolución no entra a enjuiciar este aspecto) o los exigentes estándares de seguridad que rigen la actividad del transporte aéreo, sector que, además, está sometido a una intervención estatal que no se da en otros medios.

Deja un comentario