Modificación de la Ley de Seguridad Vial enfrenta a los juristas

Modificación de la Ley de Seguridad Vial enfrenta a los juristas

Modificación de la Ley de Seguridad Vial enfrenta a los juristas

Un animal se cruza en la calzada e impacta contra un coche. El resultado es de tres de ocupantes heridos de diversa consideración y daños materiales en el coche por algunos miles de euros. Hasta abril de 2014, el titular del coto desde donde apareció el animal sería el responsable de los daños. Si esto sucede ahora, la responsabilidad recaerá únicamente en el conductor del vehículo.

La Ley 6/2014 de 7 de abril que actualiza y modifica el texto existente de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial sigue generando controversia más de un año después de su aprobación. Esta norma resulta de especial interés en las provincias más agrestes donde muchos de los accidentes de circulación tienen animales como protagonistas.

El nuevo texto es claro en su exposición. “En accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas será responsable de los daños a personas o bienes el conductor del vehículo, sin que pueda reclamarse por el valor de los animales que irrumpan en aquella“. Ahora bien, todavía queda una opción para “librarse”, siempre que demuestre que el accidente tiene lugar como “consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor llevada a cabo el mismo día o que haya concluido doce horas antes”.

La ley lleva un año enfrentando a los juristas. Los cazadores sienten que se ha terminado “una injusticia histórica”, como así reconocían desde la Oficina Nacional de la Caza el día que se conoció el nuevo texto. Y en medio de todo esto se encuentran las compañías de seguros, que se han apresurado a ofrecer nuevas pólizas que cubren (y cobran) los accidentes con especies cinegéticas.

Los juzgados de la provincia de Zamora están sacando poco a poco las primeras sentencias sobre el tema. No obstante, siempre en primera instancia, sin que la Audiencia Provincial se haya pronunciado aún. Algunos de los jueces que han tratado este tipo de accidentes no han dudado en criticar la modificación. Recientemente, salió desde el Juzgado de 1ª Instancia número 1 de Benavente una sentencia que arrojaba una dura reprimenda a la legislación. Se juzgaba el pago de los daños de un vehículo impactado por un corzo en Pobladura del Valle. Y el veredicto se podría resumir en una de las frases que componen la sentencia. “La labor de todo juzgador es la de juzgar aplicando la ley vigente en cada momento, aún cuando le resulte incomprensible lo dispuesto en la misma“, decía.

La sentencia en cuestión desestimó la reclamación del dueño del vehículo ante el coto de caza para que le abonara los daños. No obstante, la juez dejó frases que evidencian la controversia de la Ley. “Según esta regulación, los conductores que sufran un accidente cerca de los cotos de caza, y aunque no incumplan ninguna norma de circulación, no recibirán indemnización alguna si resultan heridos, ni tampoco serán indemnizadas sus familias si fallecen. Además, serán responsables frente a los ocupantes de su vehículo que resulten fallecidos o lesionados”, apunta antes de declarar, con cierta ironía que “la norma, generosamente, únicamente les exime de pagar el valor del animal muerto”.

La juez asegura que “el legislador ha estado sembrado” y critica el momento de introducir cambios. “En la actual coyuntura económica que nos encontramos la mayoría de los españoles, esto obligará a encarecer los seguros obligatorios, poniendo en una situación aún más crítica a los ciudadanos”. Y lanza un último recado: “Posiblemente, para muchos propietarios de cotos, la preocupación de que los animales irrumpan en la calzada descenderá notablemente, con lo cual aumentará el número de animales de caza mayor sueltos en la calzada”.

Deja un comentario