No consignar la indemnización genera intereses

No consignar la indemnización genera intereses

No consignar la indemnización genera intereses

Una aseguradora puede ser condenada al pago de intereses por ofrecer el pago de una indemnización pero no hacer efectivo el ingreso. El ofrecimiento del pago no acompañado de la pertinente consignación de la cantidad acordada por parte de la aseguradora a la víctima de un siniestro no supone una de las causas justificadas, previstas por el art. 20.8 de la Ley 50/1980, que exoneran a las entidades de seguros del pago de intereses de demora en la indemnización de un accidente.

Así lo estimó el Tribunal Supremo en una sentencia el 12 de noviembre de 2015, en la que una víctima de accidente demandaba al conductor responsable del accidente y a su compañía aseguradora. El accidente, según los hechos se produjo en 2006 y la aseguradora ofreció en 2008 una indemnización de 10.600 euros, aunque nunca llegó a consignarlos. Finalmente, en 2010, la entidad ingresó 10.500 en concepto de indemnización a la víctima.

En la sentencia de apelación se admitió el pago de intereses legales, pero se rechazó el art. 20.8 de la LCS. Argumentando que el ofrecimiento de pago es una de las causas argumentadas que eximen a la entidad de indemnizar por demora en caso de falta de satisfacción de la indemnización.

El Alto Tribunal, recuerda que no puede considerarse como causa justificada de demora en el pago de una indemnización, la simple negativa de la entidad al pago. Tampoco las maniobras dilatorias de las entidades, como negar la existencia de contratos. Sí serán causas justificadas, que no se hayan demostrado las causas del siniestro, un desconocimiento razonable de la cuantía de la indemnización o claras sospechas de que el accidente fuera provocado.

En el fallo se tiene en cuenta que se hizo el ofrecimiento, pero recuerda que la aseguradora cesó en su diligencia ya que no realizó el pago hasta dos años después. De este modo, el Supremo señala que dado que la indemnización fue insuficiente y además, la consignación fue tardía, no procede que existiera causa justificada, por eso la aseguradora tendrá que pagar los intereses de demora, por no realizar la consignación de forma adecuada.

Deja un comentario