¿Puede cobrar un hospital tras un accidente de tráfico?

¿Puede cobrar un hospital tras un accidente de tráfico?

¿Puede cobrar un hospital tras un accidente de tráfico?

La sanidad pública en España es universal y gratuita. Aunque, siendo verdad, esta premisa tiene muchos matices. Uno de ellos se refiere a los accidentes de tráfico. La atención sanitaria cuando se trata de un accidente de tráfico no está cubierta por la Seguridad Social, sino por los seguros. Pero, ¿qué pasa si el conductor no tiene la cobertura de una aseguradora? ¿Tendrá que pagar sus gastos sanitarios? La respuesta es no. Aunque cada vez es más frecuente que el accidentado reciba una abultada factura del hospital en su casa.

La guerra de precios en los seguros de autos ha hecho que se rebajen mucho las coberturas contratadas. Más de dos millones de vehículos de motor carecen de una cobertura específica para el conductor. En caso de accidente, éste puede sufrir graves perjuicios económicos.

El seguro obligatorio para vehículos de motor cubre los daños que se deriven de un accidente de tráfico, siempre que se trate de los causados a terceras personas. Esto incluye siempre a los ocupantes de los vehículos implicados y al conductor del coche que sufrió un siniestro provocado por otro. Pero… ¿qué ocurre cuando hay un solo vehículo? Una moto que se sale de la carretera por un golpe de viento, o un coche que acaba en el arcén al encontrar hielo en una curva. ¿Qué pasa cuando el conductor ha provocado el accidente. En estos casos, dependerá de si la persona que estaba al volante tenía alguna cobertura específica contratada.

Coberturas especiales para el conductor

El 97% de los seguros de auto incluye una cobertura de accidentes específica para los daños sufridos por el conductor. Esta, además de cubrir los gastos sanitarios, incluye una indemnización para casos de muerte o invalidez. Aún siendo una proporción muy alta, su reverso implica que hay 537.000 coches circulando cuyos conductores no tienen una cobertura específica de su aseguradora.

En motos, hay un 25% de seguros sin cobertura para el conductor, y en ciclomotores un 36%, de acuerdo con datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). En total, hay más de dos millones de vehículos que tienen contratadas las coberturas más básicas, por lo que sus conductores no están cubiertos.

“Con la guerra de precios en los seguros de auto, hay algunas compañías que han ajustado tanto las pólizas que han retirado la cobertura del conductor, lo que le puede suponer graves problemas en caso de accidente”, explica el responsable de tramitación de siniestros de una gran aseguradora.

¿Y tras el accidente?

Cuando un conductor que no tiene la cobertura contratada sufre un siniestro, empieza la guerra de facturas entre hospital y aseguradoras. La patronal de los seguros, ha firmado un convenio con todos los sistemas públicos de salud (una competencia propia de las Comunidades Autónomas), para que las compañías se hagan cargo de forma automática de los gastos médicos de los ocupantes de los coches que tienen asegurados.

Sin embargo, cuando se trata de motos, o del conductor en caso de siniestros con un solo vehículo implicado, la cobertura tiene importantes limitaciones. Según el último convenio, el seguro se hará cargo de todos los gastos que genere la atención médica hasta 9.360 euros. Esto conlleva que, si la hospitalización es prolongada o si es necesaria una intervención quirúrgica cara, la cantidad restante la deberá asumir el hospital (es decir, la consejería de Sanidad correspondiente).

Los hospitales públicos saben que, por lo general, las aseguradoras se harán cargo de todos los gastos causados por un accidente de tráfico. Para garantizar el pago, exigen a las víctimas de siniestros viales que rellenen cuanto antes un formulario donde se especifique cuál es la compañía de seguros que tienen contratada. El problema es que, en caso de que haya problemas respecto a la vigencia del seguro o la responsabilidad de la víctima en el accidente, el hospital envía la factura de los gastos sanitarios al accidentado. Por si acaso.

Si no tenía cobertura específica de conductor, el seguro pagará como mucho 9.360 euros, y el resto lo asumirá la sanidad pública. En caso de que no tuviera contratado ningún tipo de seguro, los gastos derivados del siniestro los asumirá el Consorcio de Compensación de Seguros.

Deja un comentario