Responsabilidad civil por accidente de fórmula 1

Responsabilidad civil por accidente de fórmula 1

Responsabilidad civil por accidente de fórmula 1

La familia de María de Villota ha hecho público un comunicado en el que anuncia que estudiarán la posibilidad de emprender las medidas legales oportunas dirigidas a reclamar las responsabilidades civiles por el grave accidente que sufrió la piloto en 2012. Ésta fue la reacción de sus familiares al conocer que el Ejecutivo de Salud y Seguridad británico (HSE), organismo responsable de la seguridad en el trabajo, informase de que no habrá medidas legales contra Marussia.

El pasado 14 de mayo la autoridad inspectora comunicó el fin de la investigación, al tiempo que informaba de que no disponía de medios o pruebas suficientes para iniciar con garantías un procedimiento penal que finalizara en condena, explica la familia, que sigue a la espera de conocer el contenido del informe y, en consecuencia, el resultado concreto de sus investigaciones.

Tan pronto como el HSE les facilite el acceso al contenido y detalles del informe, lo estudiarán con el fin de valorar el inicio de las oportunas acciones legales dirigidas a reclamar las responsabilidades civiles que correspondan para evitar, como era deseo de María, que un accidente así se vuelva a producir por causa de negligencia manifiesta.

María de Villota sufrió graves lesiones y perdió el ojo derecho en el accidente sufrido en Duxford, mientras hacía pruebas de conducción para Marussia. El HSE indicó que la familia de De Villota ha sido informada de la decisión que se ha tomado. De Villota, hija del que fuera piloto Emilio de Villota en los años ochenta, resultó herida cuando el automóvil MR-01 que conducía chocó contra una pista de soporte el 3 de julio de 2012.

Tras una larga convalecencia, la piloto iba a dar una conferencia en Sevilla cuando murió en su hotel, en octubre de 2013, como consecuencia de problemas neurológicos. Después del accidente, Marussia, con base en Oxfordshire (sur de Inglaterra), llevó a cabo una investigación interna, que excluyó al automóvil como principal causa del accidente.

Deja un comentario