Sabadell Vida condenada por un seguro

Sabadell Vida condenada por un seguro

Sabadell Vida condenada por un seguro

El juzgado de Primera Instancia número 2 de Barcelona condena a Sabadell Vida a pagar los 300.000€ fijados como indemnización en un seguro de vida a la demandante.

La entidad se había negado al pago de la cantidad en base a las imposiciones dictadas en la cláusula 4c de la póliza y que excluía las enfermedades mentales o psicológicas. De esta forma, según la entidad, se buscaba adecuar los riesgos a los principales motivos de siniestros actuales.

La familia de la contratada, en cambio, alega que nunca se les informó de estas exclusiones y aseguran que el director de la sucursal siempre les dijo que las condiciones serían las mismas que tenía en su seguro de vida anterior.

De esta forma se contrató el seguro de vida que se fue ampliando, siempre condicionado a una inspección médica, sin embargo, nunca se advirtió de las condiciones o las exclusiones; al contrario afirmó que era el mismo seguro, pero con el capital ampliado.

Tras un duelo especialmente complicado, la contratante es declarada incapacitada para trabajar, con gran restricción a su movilidad, debido a un trastorno ansioso-depresivo. Sin embargo, la aseguradora solo acepta pagar 30.000€ —la cuota del primer seguro contratado—, apelando a una supuesta cláusula de restricción de la responsabilidad.

La misma aseguradora cae en una contradicción al ofrecer una indemnización que coincide con el seguro anterior, algo que, para los abogados carece de sentido, pues de admitirse esta tesis su contrato de 2001 no tendría vigencia.

En su sentencia, el juez trata de examinar la validez de un contrato que delimita las coberturas, algo que va en contra del art. 1258 del Código Civil, ya que no se informó a los firmantes sobre esta limitación, pues las cláusulas limitativas deben ser destacadas y aceptadas por escrito.

En este caso no solo no se explicaron y se firmaron por separado, además no se entregó toda la información detallada a la firmante. Además, durante el juicio la cláusula limitativa solo apareció en un fotocopia que ni siquiera era correlativa al contrato, por lo que el juez ordenó el pago íntegro a la demandante.

Deja un comentario