Sentencia: Accidente laboral afectado con quemaduras graves

Sentencia: Accidente laboral afectado con quemaduras graves

Sentencia: Accidente laboral afectado con quemaduras graves

Un juzgado de Donostia condena a un empresario, único administrador de la empresa guipuzcoana en la que un trabajador sufrió graves quemaduras en un 35% del cuerpo, a 9 meses de cárcel por no contar con un plan de riesgos laborales.

Según la sentencia los hechos se produjeron en la empresa dirigida por el acusado, dedicada a la hibernación, venta y reparación de embarcaciones, y que poseía también un parque de caravanas. La actividad de la empresa implica la presencia de elementos incendiarios o susceptibles de crear atmósferas explosivas.

La resolución señala que el día del siniestro se produjo una explosión por causas desconocidas, ésta causó un incendio en la nave de la empresa, a consecuencia del cual el afectado sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en el 35% de su cuerpo. El trabajador, que en aquel momento era oficial de primera, sufrió también traumatismo acústico, hipoacusia neurosensorial bilateral, alopecia areata y síndrome de estrés postraumático, además de pasar 114 días hospitalizado.

El afectado sufre también graves secuelas, como trastornos neuróticos por estrés postraumático, graves limitaciones en el movimiento y parálisis de una de las cuerdas vocales, hipoacusia neurosensorial bilateral para las frecuencias agudas. Además de graves cicatrices y afectación funcional de las articulaciones correspondientes a las áreas quemadas, así como otras cicatrices producidas por la toma de piel para los injertos. Estas limitaciones le impiden desarrollar las actividades propias de su profesión.

En el escrito de la sentencia se señala que el acusado no dotó a la empresa de ningún tipo de gestión preventiva a pesar de estar legalmente obligado a ello, y carecía de plan de prevención y de evaluación de los riesgos laborales.

El juez ha condenado al administrador a nueve meses de prisión por un delito contra los derechos de los trabajadores y otro de lesiones por imprudencia grave. Asimismo, la sentencia lo inhabilita durante un año para ejercer trabajos que impliquen la asunción de responsabilidades en materia de prevención de riesgos e impone una multa de 360 euros y una compensación de 175.000 euros para el trabajador perjudicado.

 

Deja un comentario