Una sentencia condena al ministerio de Defensa

Una sentencia condena al ministerio de Defensa

Una sentencia condena al ministerio de Defensa

La Audiencia Nacional dictó sentencia contra el Ministerio de Defensa, y lo condenó a indemnizar a la familia del militar afectado en 300.000 euros. La víctima, militar de 68 años, fue intervenido a causa de un nódulo benigno en el cuello, operación que no debía causar dificultades.  Sin embargo, salió del quirófano en estado vegetativo.

Según se desprende de la sentencia, el hospital Gómez Ulla falsificó la firma del consentimiento informado, omitió datos relevantes del historial médico y cometió graves errores con el marcapasos del paciente. La Audiencia Nacional fue tajante con el tema, en el escrito se lee: negligencia médica, con el agravante de falsedad documental, impone una indemnización de 300.000 euros que el estado deberá abonar a la familia del afectado.

Según la familia y el Defensor del Paciente, se intentó llegar a un acuerdo, que se reconociera el error y se indemnizara a la familia, pero el hospital se negó a llegar a tal acuerdo, por lo que no hubo más remedio que recurrir a medios judiciales. Se intentó llegar a un acuerdo con el Ministerio de Defensa, incluso se advirtió de la manipulación del consentimiento informado, sin embargo, no pareció importarles incluso cuando la manipulación era visible a primera vista.

Las investigaciones judiciales no han logrado esclarecer a qué se debió el fallo cardíaco que dejó al paciente vegetativo, debido en gran parte a que la documentación médica no está completa y, en muchos casos, aparece vacía. Sí se ha conseguido saber que la víctima fue trasladad a la UCI dos horas después del fallo respiratorio, por lo que el daño cerebral era ya inevitable.

Otro de los datos que se desconoce es por qué falló el marcapasos, y en todo caso, por qué ninguno de los médicos hizo constar ese fallo en el historial médico del paciente. En la sentencia se recoge que el daño neurológico ocasionado es desproporcionado, en relación a la cirugía practicada y que su origen no ha sido aclarado por el personal médico.

Deja un comentario