¿Sirven para algo los informes biomecánicos?

¿Sirven para algo los informes biomecánicos?

¿Sirven para algo los informes biomecánicos?

En Todoaccidente hemos hablado mucho sobre los accidentes de tráfico, las reclamaciones y el nuevo baremo. Una de las figuras que ha entrado en juego con los nuevos cambios de la ley, es el informe biomecánico.

Con la entrada en vigor del nuevo baremo de accidentes de tráfico, las aseguradoras han visto las puertas abiertas para no pagar las indemnizaciones que se merecen los accidentados. Los informes biomecánicos les sirven de excusa perfecta para negar las indemnizaciones en los llamados «accidentes de baja intensidad». De esta forma, las compañías de seguros, evitan pagar la mayor parte de las indemnizaciones por accidente.

El informe de biomecánica

Las aseguradoras suelen usar el informe de biomecánica para terminar con su principal enemigo: el latigazo cervical. Todos los especialistas coinciden en que, para que se sufra un latigazo cervical, es necesario que se aplique sobre la zona una fuerza que haga que se mueva con brusquedad hacia atrás y hacia adelante.

Los razonamientos de las aseguradoras son simples: si no hay desplazamiento, no puede haber latigazo. Por ponernos el peor de los casos; una persona en un coche parado, no puede sufrir un latigazo cervical —ni ninguna otra lesión—.

En este punto es donde cobra importancia el informe biomecánico, ya que trata de demostrar la fuerza del impacto. Con este informe podremos responder a la pregunta: ¿Qué fuerza de desplazamiento mínima es necesaria para que se sufra un latigazo cervical?

El nuevo baremo y el informe biomecánico

Con la nueva redacción del artículo 145 en el que se pretende eliminar las lesiones menores de la columna, se exige que las lesiones deban acreditarse. Para los latigazos cervicales se necesitará acreditar la intensidad del accidente.

El informe en la práctica

Siguiendo el nuevo baremo, las aseguradoras han puesto en práctica el siguiente protocolo de actuación:

  1. Si los daños del vehículo son inferiores a los 400 euros, la aseguradora lo catalogará como «accidente de baja intensidad».
  2. Si existe algún lesionado, se le remitirá una respuesta motivada, rechazando cualquier exigencia de indemnización. Con esto se imposibilita al accidentado que acuda a un médico forense, lo que le obliga a contratar un perito médico o un abogado.
  3. Si el accidentado sigue adelante, el seguro contratará los servicios de un ingeniero que realizará un estudio biomecánico. El ingeniero se presentará en el juicio para convencer al juez de que el accidente fue leve y no pudo producir las lesiones.

Salvo en casos muy excepcionales, los jueces están dando poco crédito a estos informes. Los expertos médicos señalan que existen muchos factores que puedan provocar un latigazo cervical, además de la velocidad del impacto.

Los informes se esconden detrás de sesudas operaciones matemáticas, pero la realidad detrás de ellas es poco consistente. No se tienen en cuenta la mayoría de los factores como el ángulo de rozamiento, la posición del accidentado, la resistencia del material… Por lo tanto los jueces no dan demasiada credibilidad a estos informes.

Si su aseguradora le comunica que tiene un informe desfavorable para usted, no se preocupe. En Todoaccidente somos especialistas en reclamaciones por accidente de tráfico. Nosotros ofrecemos una gestión total de su caso y luchamos para que consiga la máxima indemnización.

 
 

Deja un comentario