¿Sirven para algo los informes biomecánicos?

¿Sirven para algo los informes biomecánicos?

¿Sirven para algo los informes biomecánicos?

Los informes biomecánicos están siendo utilizados por las compañías de seguros para tratar de evitar el pago de algunas indemnizaciones. Cuando los accidentes son de baja intensidad, las compañías usan este tipo de informe, para tratar de evitar el pago de indemnizaciones.

En poco tiempo se ha convertido en uno de los términos más de moda en el mundo de los seguros y de los abogados. Las compañías de seguros lo están usando como escudo para evitar el pago de indemnizaciones. Les resulta especialmente útil en accidentes sin grandes lesionados. Es entonces cuando esgrimen la excusa del «accidente de baja intensidad».

De esta forma, basándose en que los vehículos no han sufrido grandes daños, afirman que es imposible que se hayan producido lesiones.

¿Qué es un informe de biomecánica?

El informe de biomecánica es el arma que han encontrado las aseguradoras para luchar contra su peor enemigo: el latigazo cervical.

La mayoría de los expertos coinciden en que para que una persona sufra un latigazo cervical o una dolencia similar, es necesario que se aplique una fuerza que obligue al cuello a moverse adelante y atrás bruscamente. Este movimiento de látigo es el que provoca la lesión.

La versión que están usando las aseguradoras para evitar el pago de indemnizaciones es que, si no hay fuerza desplazadora, no hay movimiento y, por tanto, no puede existir una lesión.

Aquí es donde cobra sentido el informe. Su existencia se basa en una sola pregunta: ¿Cuánta fuerza se necesita para provocar una lesión? De esta forma se analiza cada accidente para tratar de determinar si la fuerza del impacto es la suficiente para producir un accidente o no.

El nuevo baremo y el informe biomecánico

El nuevo baremo y, en particular, el artículo 135 mediante el que se intenta eliminar la indemnización para las lesiones menores de espalda, incluyen la necesidad de que exista una realidad biomecánica entre la lesión y el mecanismo que la produce.

Esto significa que es obligatorio estudiar el accidente y el movimiento que produjo. Si la fuerza del movimiento se adapta a la lesión, entonces se pagará la indemnización. Si no, el accidentado no recibirá nada.

Aunque en la redacción del artículo no aparece la palabra «biomecánica», para recibir una indemnización por un latigazo cervical será necesario acreditar la intensidad del accidente mediante informes biomecánicos favorables. El problema está en que el artículo obliga a demostrar la intensidad del accidente, lo que para las aseguradoras significa tener un informe biomecánico.

El informe en la práctica

Gracias a que el nuevo baremo ha sido redactado favorablemente a las aseguradoras, las compañías se han decidido a sacar el máximo partido a este hecho. Por eso se han montado un protocolo de actuación que sigue los siguientes pasos:

  1. Si los vehículos implicados sufren daños inferiores a los 400 euros, el responsable del expediente lo colocará como «accidente de baja intensidad».
  2. De esta forma, si existe una lesión del tipo latigazo cervical, se le hará llegar una respuesta motivada negando el pago de cualquier indemnización. Esto imposibilitará que el lesionado pueda acudir a ningún médico forense y le obligará a contratar un perito médico o acudir a un despacho de abogados.
  3. Si el lesionado acude a juicio, la aseguradora acudirá a juicio con un ingeniero especialista en este tipo de casos, que tratará de convencer al juez de que no puede existir una lesión.

Por suerte para los lesionados, la credibilidad de estos informes entre los jueces es bastante baja. Salvo en casos muy concretos, con accidentes muy leves y lesiones extrañas o no fundadas. Conviene recordar que los expertos señalan que la fuerza del impacto es solo una de las múltiples variables de una lesión.

Existe una infinidad de variables que afectan a la lesión, por ejemplo, la postura del accidentado en el momento de la colisión, el estado de la musculatura, la colocación del reposacabezas…

En muchos casos, tras toda una serie de operaciones matemáticas, existen pocos datos reales. Los ingenieros se basan en las fotografías tomadas con el móvil que les ha hecho llegar el perito del seguro o en el tamaño de una abolladura. Todo esto resta credibilidad a los informes biomecánicos que presentan las aseguradoras en los juicios.

Rara vez se tienen en cuentas variables que sí afectan al accidente, como la velocidad de los vehículos, el ángulo de impacto o el peso de los ocupantes de ambos vehículos. Esto hace que la fórmula sea correcta solo de forma abstracta, pues no se tienen en cuenta las variables reales.

Los despachos de abogados y los informes biomecánicos

Por este motivo es muy importante que no se deje nunca amedrentar por las aseguradoras. Si ha sufrido una de estas lesiones y su aseguradora le ha ofrecido una respuesta motivada negativa, tiene que acudir a un abogado especialista en accidentes de tráfico.

En Todoaccidente somos especialistas en este tipo de casos. Contamos con la ayuda de peritos médicos que elaborarán un informe biomecánico favorable, este informe se podrá presentar en el juicio para contrarrestar el informe de la compañía de seguros.

Todoaccidente está formado por un equipo de abogados expertos en reclamaciones por accidente de tráfico. Nosotros gestionamos su reclamación para que reciba la máxima indemnización por accidente de tráfico. Nosotros nos hacemos cargo de su expediente y le asesoramos sin compromiso en cada paso de la reclamación, para que no se sienta solo y solo tenga que preocuparte por su recuperación.

 
 

Deja un comentario