Todo lo que necesitas saber sobre la incapacidad permanente

Todo lo que necesitas saber sobre la incapacidad permanente

Todo lo que necesitas saber sobre la incapacidad permanente

En el blog de Todoaccidente te hemos hablado ya sobre los accidentes de trabajo y sobre las bajas laborales. Cuando se produce este tipo de siniestro, además de las heridas, tenemos que enfrentarnos a la ansiedad y la incertidumbre. Al final, será necesaria la ayuda de un abogado experto para hacer frente a este tipo de situaciones.

¿Qué es la incapacidad permanente?

Lo primero es explicar qué es la incapacidad permanente y cuáles son sus grados. La incapacidad permanente es la situación en la que el trabajador, tras un accidente, presenta dificultades para realizar sus actividades laborales. En algunos casos estas dificultades pueden impedirle completamente realizar su trabajo.

La incapacidad puede ser de tres grados. En todas ellas podremos recibir una compensación económica por parte de la Seguridad Social. Los grados aumentan en función de la gravedad de las lesiones. El factor más importante a la hora de adjudicar uno de los grados será la limitación que las lesiones provocan en su trabajo habitual.

¿Cuál es la profesión habitual?

La profesión habitual es la que ejerce el accidentado en el momento de sufrir el accidente.

Accidente in itinere

Los grados de incapacidad

La incapacidad permanente tiene tres grados: parcial, total, absoluta.

Incapacidad permanente parcial

Se considera incapacidad permanente parcial, a la que reduce el rendimiento laboral del trabajo en un 33%. Esta reducción no le impide desarrollar su profesión o cualquier otra.

Los trabajadores con incapacidad permanente parcial pueden reincorporarse a su puesto de trabajo. Sin embargo, con esta situación el empresario puede decidir reducir la nómina (siempre en función de la limitación del trabajador), siempre que se demuestre que el rendimiento del trabajador desciende con la incapacidad.

Incapacidad permanente total

Es la que invalida al trabajador para realizar las labores fundamentales de su profesión habitual. Sin embargo, no le impide la realización de otros trabajos.

Al reconocer este tipo de incapacidad se reconoce inmediatamente que el trabajador sufre una minusvalía del 33% o superior. El reconocimiento de esta incapacidad provoca una extinción del contrato. Sin embargo, si al declarar la incapacidad se reconoce una revisión, el contrato no se rescinde, solo queda en suspenso durante 2 años. Otra excepción es la que apela al acuerdo del convenio colectivo; si el convenio lo establece, el empresario deberá recolocar al trabajador en otro puesto de trabajo.

Incapacidad permanente absoluta

La incapacidad permanente absoluta es aquella que impide al trabajador la realización de su profesión habitual o de cualquier otra profesión. Es decir, es la que implica que el trabajador no podrá realizar ninguna otra actividad laboral por cuenta propia o ajena.

Por norma general, estos suelen ser casos de “gran invalidez”. Esto implica que la persona afectada necesitará la ayuda de un tercero para valerse. Para estos casos hay reconocida una pensión extra, que se destina para pagar a esa persona que cuidará del inválido.

¿Cómo puedo solicitar una incapacidad permanente?

El primer paso para solicitar la incapacidad permanente es que el Instituto Nacional de la Seguridad Social nos reconozca la situación de incapacidad del trabajador. Además se tienen que cumplir una serie de requisitos que vienen recogidos en la Ley General de la Seguridad Social.

Un requisito indispensable para que el INSS reconozca la incapacidad permanente será estar afiliado a la Seguridad Social y estar dado de alta o en situación asimilada (desempleo, excedencia forzosa, vacaciones…). Si la incapacidad deriva de una enfermedad profesional o accidente laboral, se considerará automáticamente afiliado y en situación de alta y no se exigirá una cotización previa.

Otro requisito indispensable es que el afectado no tuviera 65 años o más en el momento del accidente. En caso de accidente laboral se podrá reconocer igual, aunque en el momento del accidente se haya cumplido ya la edad de jubilación.

Si tienes dudas o necesitas la ayuda de un abogado, Todoaccidente pone a tu disposición todo un equipo de profesionales. Somos expertos en reclamaciones e indemnizaciones, y te asesoramos sin compromiso. Te apoyamos durante todo el proceso de reclamación. Contacta con nuestros agentes llamando al 628 930 459 o al 629 879 429, también puedes hacerlo mediante correo electrónico en info@todoaccidente.com. Si lo prefieres puedes enviar tu consulta mediante nuestra página web, de forma totalmente anónima y sin compromiso, uno de nuestros agentes se pondrá en contacto contigo de inmediato.

Deja un comentario