Traumatismos en accidentes de tráfico

Traumatismos en accidentes de tráfico

Traumatismos en accidentes de tráfico

En Todoaccidente hemos hablado sobre los accidentes de tráfico y su clasificación. Para clasificar los accidentes, expusimos los diversos criterios que se suelen usar para esto. Hoy queremos clasificar los traumatismos producidos por los accidentes de tráfico.

Para clasificar los traumatismos en accidentes de tráfico, lo haremos en base a la parte de la anatomía afectada por el golpe. De esta forma pondremos nombre a los diversos traumatismos que se pueden sufrir en un accidente de tráfico.

Traumatismo torácico

Se trata de cualquier traumatismo que afecte a la zona del tórax. Puede ser cerrado o abierto y se puede ocasionar por incisión o contusión. Los accidentes de tráfico ocasionan el 70% de estos traumatismos. El traumatismo torácico ocasiona el 25% de las muertes en accidente de tráfico.

En la mayoría de los casos, este tipo de lesiones va asociada a otras. Como en todas las lesiones, puede revestir diversos grados de gravedad.

Las principales lesiones torácicas son:

  • Lesiones superficiales en la pared torácica.
  • Fracturas costales y esternales.
  • Hemotórax (sangrado en el interior del tórax).
  • Contusión pulmonar.
  • Contusión o rotura de diafragma.
  • Neumotórax (acumulación de aire en la zona pleural).

Traumatismos abdominales

En este caso se pueden diferenciar dos tipos: contundente y penetrante. El último es más complicado de diagnosticar y solo se basa en signos clínicos, por lo que es fácil que se pierda.

En accidentes de tráfico, los traumatismos abdominales, suelen ser habituales en niños. En gran parte, porque los cinturones de seguridad no están diseñados para ellos.

El uso del cinturón de seguridad, que reduce los traumatismos de tórax y cabeza, aumenta el riesgo de daño en órganos abdominales. Los órganos que suelen verse afectados por este hecho son: intestinos, páncreas, hígado, bazo y riñones. Estos órganos pueden verse comprimidos contra la columna debido al choque.

Traumatismos pélvicos

Los traumatismos pélvicos pueden ser leves o graves, llegando a convertirse en politraumatismos con fracturas pélvicas graves.

La zona pélvica es compleja, por lo que, un accidentado que sufra traumatismos en la pelvis, deberá ser trasladado de inmediato a un centro de urgencias. En esta zona existen algunos órganos vitales, además de arterias de gran importancia. Los órganos pueden resultar dañados por el choque o por esquirlas de hueso.

Es una de las lesiones más comunes entre los peatones atropellados.

El traslado del paciente es crucial. Así como una exploración rápida. El 50% de los lesionados por traumatismos pélvicos suelen sufrir secuelas de diversos grados.

Traumatismos en extremidades

Este tipo de traumatismos no suelen producir lesiones de extrema gravedad. Sin embargo, el primer tratamiento resultará vital para evitar secuelas y discapacidades.

Es importante ese primer tratamiento. Se deberán hacer las radiografías, artroescopias y resonancias magnéticas adecuadas para diagnosticar claramente el traumatismo.

Existen muchas variables —desde el esguince, hasta el politraumatismo—, que dependerán de la velocidad de los vehículos, del tipo de vehículo y de la dirección del impacto.

Las fracturas suelen ser el tipo de lesión más común en estos traumatismos. En peatones, suelen ser más habituales. Uno de los motivos por los que es necesaria la radiografía será para detectar posibles esquirlas de hueso desprendidas.

Traumatismo craneo-encefálico

Estos suelen ser los traumatismos más complejos y peligrosos. En el trauma craneal se suele presentar repercusión neurológica, disminución de la conciencia, amnesia post-traumática o diferentes síntomas focales neurológicos.

Este tipo de traumatismo afecta al 80% de los accidentados entre los 15 y 30 años.

Estos traumatismos pueden ser primarios o secundarios, estáticos o dinámicos.

Los traumatismos dinámicos suelen ser los más comunes y graves, puesto que pueden producir cierta degeneración en los axones. Este tipo de lesión suele derivar en coma o hematomas intracraneales.

Los lesionados con traumatismos craneo-encefálicos deberían ser trasladados de inmediato a un centro de urgencias, puesto que se trata de riesgos vitales.

Deja un comentario