Un accidente laboral sin castigo por inacción judicial

Un accidente laboral sin castigo por inacción judicial

Un accidente laboral sin castigo por inacción judicial

Debido a un retraso de 16 años, un accidente laboral ocurrido en Ourense ha quedado sin castigo. Según se desprende del escrito del juez del Juzgado de lo Penal número 2 de Ourense, que ha llevado el caso: «la dilación en el tiempo, determina que carezca de sentido sancionar penalmente a los responsables cuando la pena, precisamente por el tiempo transcurrido y en línea con el fundamento de la prescripción, no cumpliría los fines humanitarios, reparadores y socializadores».

Queda constatado así que el tiempo transcurrido entre el accidente laboral, el 22 de julio de 1999, y la celebración del juicio el 11 de diciembre de 2015, es motivo suficiente para no sancionar, ya que se produce una prescripción del delito. Además la jueza no ve responsabilidad judicial alguna en la tremenda dilación, y no cree que esta sea imputable al órgano judicial, ya que su actuación consistió en atender las peticiones de práctica de de diligencia de investigación, solicitadas por la misma acusación.

Hechas las diligencias pertinente en 1999, con informes médicos y actas de la inspección de trabajo, los acusados declararon entre octubre y noviembre de ese año. Se hubieran podido agilizar los trámites si se hubiese transformado el caso en un procedimiento abreviado, pero la fiscalía recurrió la transformación y exigió que se presentasen más pruebas.  Hasta 2004 todas las actuaciones se limitaron a la petición de documentación de la acusación al Consejo de Ourense para esclarecer las responsabilidad en las fiestas.

La juez señala que el caso estuvo parado durante más de tres años. En 2004 se desestimó un recurso de la acusación y durante los siguientes tres años no se apreció ningún avance en el proceso, ya que la acusación se dedicó a recabar información sobre las aseguradoras. No fue hasta 2008 que se traslado el caso a la Fiscalía quien ya señaló a la prescripción del caso, norma a la que también se acogieron los acusados y las compañías aseguradoras.

La sentencia no es firme y todavía cabe recurso ante la Audiencia, aunque la primera decisión deja libres a los empresarios, sin que haya pronunciamiento sobre las indemnizaciones sobre las lesiones sufridas entonces y las secuelas que arrastran los trabajadores.

Deja un comentario