Un cirujano plástico condenado por negligencia

Un cirujano plástico condenado por negligencia

Un cirujano plástico condenado por negligencia

El juzgado de Primera Instancia número 1 de Marbella condena a un cirujano plástico y a una clínica a pagar 62.510 euros por una negligencia durante una liposucción en el cuello de la afectada.

La mujer de 62 años acudió a la clínica para recibir asesoramiento sobre cirugías de rejuvenecimiento facial y liposucción. Unos días después se le realizó la intervención en dicha clínica por la que tuvo pagó 15.000 euros sin que le fuera entregada factura alguna, la operación se extendió durante 5 horas en las que sufrió vómitos y cansancio, por lo que tuvo que permanecer ingresada allí por dos noches.

Cuando le fueron retirados los vendajes la mujer pudo apreciar deformaciones muy acentuadas en mejillas y cuello, con pliegues y cicatrices, llegando a provocar incluso limitación de la movilidad del cuello. El cirujano le aconsejó someterse a varias sesiones de drenaje linfático, sin que éstas dieran resultado.

A consecuencia de las secuelas de la intervención la mujer sufrió un trastorno depresivo reactivo, por lo que necesitó tratamiento psicológico desde 2007. Además acudió a un cirujano plástico en Francia que para la corrección de la anterior cirugía presentó un presupuesto de 8000 euros.

La defensa del cirujano asegura que la depresión de la mujer se debe al mal estado de salud de uno de sus hijos y que nada tiene que ver con la intervención, ya que, en su momento mostró su agradecimiento y su satisfacción plena con los resultados de la intervención, llegando a enviarle una carta de agradecimiento. Además, aseguran que la mujer era conocedora de los posibles efectos adversos ya que firmó el consentimiento y que, tan solo abonó 7200 euros, más el IVA correspondiente.

El Defensor del Paciente ha señalado que este cirujano ya fue juzgado en su momento por ejercer la medicina plástica en España sin estar en posesión de los permisos correspondientes, aunque fue absuelto del delito de falsedad documental por la prescripción de los hechos, fue condenado a un año y siete meses de cárcel por intrusismo y lesiones.

 

Deja un comentario