Un magistrado muere por excesiva carga de trabajo

Un magistrado muere por excesiva carga de trabajo

Un magistrado muere por excesiva carga de trabajo

El magistrado nombrado para solventar las causas determinantes del fallecimiento del presidente de la Sección Primera de la Audiencia Provincial, Joaquín Sánchez Ugena, y presidente de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Antonio Reinoso, ha propuesto al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que declare que el magistrado murió por enfermedad o accidente en acto de servicio, como consecuencia directa de la naturaleza del servicio desempeñado y que, por tanto, se le reconozcan a su familia los derechos a percibir la pensión extraordinaria.

En una propuesta de resolución y tras practicar las pruebas pertinentes, Antonio Reinoso asegura que el ataque cardíaco que sufrió Sánchez Ugena el día 9 de mayo de 2014 y que le causó el fallecimiento, “estuvo influido decisivamente por la ansiedad, depresión, estrés psicosocial y, sobre todo, por el estrés producido por la inmensa carga de trabajo que soportaba“.

El magistrado responsable expone en el escrito los datos que demuestran que el juez Sánchez Ugena terminaba con “toda urgencia” el trabajo que se le asignaba como presidente de la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla y que trabajaba todos los días laborables e incluso habitualmente sábados y domingos o días festivos, “trabajando hasta altas horas, sin comer en su casa”.

En el escrito se expone que se considera probada la “dedicación absoluta” del magistrado fallecido en el ejercicio de su profesión “hasta el punto de, no tener descanso, ya que trabajaba durante todo el día en la resolución de los asuntos que se le asignaban, bien durante la mañana y la tarde en su despacho o bien por la mañana en el mismo y por la tarde en su domicilio”.

Al respecto señala que consecuencia de esta “dedicación absoluta” al trabajo son los resultados estadísticos obtenidos tanto en su destino como Presidente de la Audiencia Provincial de Huelva, como presidiendo la Sección Primera de lo penal de la Audiencia Provincial de Sevilla. Reinoso considera probado que Sánchez Ugena “procuraba resolver en el mismo día todos los asuntos, de manera que no quedase nada que resolver para el día siguiente”.

“Abatimiento” por una sanción que después fue declarada nula por el TS

Además, en la propuesta se hace mención al expediente disciplinario abierto por el CGPJ contra la Sección Primera de la Audiencia y la sanción de suspensión de funciones por diez días -sanción declarada después nula por el Tribunal Supremo-, que afectó “sobremanera” al fallecido, pues constituyó para él “una vergüenza cuando se había dedicado exclusivamente, en cuerpo y alma a la Justicia”.

La resolución subraya el “inmenso dolor y abatimiento” que produjo al magistrado la incoación del expediente disciplinario y destaca Sánchez Ugena y los otros dos magistrados sancionados presentaron el 7 de mayo de 2014 demanda contencioso-administrativa ante la Sala Tercera del Tribunal Supremo y al día siguiente, entre las 22,00 horas y las 0,30 horas del día nueve, aquel falleció.

Así, Antonio Reinoso considera que el fallecimiento de Sánchez Ugena por un paro cardiaco después de haber estado en su casa trabajando debe considerarse como accidente en acto de servicio y, por ello, debe permitir a su familia acceder al cobro de la pensión extraordinaria.

Deja un comentario