Una agencia de viajes no pagará indemnización por accidente

Una agencia de viajes no pagará indemnización por accidente

Una agencia de viajes no pagará indemnización por accidente

Una esquiadora fue atropellada por otra, sufriendo un accidente que le provocó graves daños que la mantuvieron 18 días hospitalizada y seis meses de baja. La esquiadora accidentada demandó a la agencia de viajes organizadora, acogiéndose a la normativa reguladora de los viajes combinados. La víctima solicitaba una indemnización de 40.000 euros como pago por responsabilidad contractual. Tres años después de haber interpuesto la demanda, una sentencia la desestima, al no haber sido acreditado que el accidente sufrido fuese achacable a un incumplimiento contractual.

En el mes de marzo de 2012 la cliente de una agencia de viajes alavesa, fue embestida por otra esquiadora que había perdido el control, mientras esquiaba en una pista de la estación Grandvalira de Andorra. El accidente le provocó varias heridas que la mantuvieron 18 días en el hospital y seis meses de baja. La afectada no demandó a la otra esquiadora (de nacionalidad rusa) ni a la estación de esquí Grandvalira de Andorra, sino a la agencia de viajes que había organizado el viaje, acogiéndose a la normativa reguladora de viajes combinados y alegando un supuesto incumplimientos de las condiciones del contrato.

La demandante reclamaba a la agencia de viajes una cantidad de 40.823 euros en virtud de una indemnización por responsabilidad contractual, más el pago de los intereses legales. La demandante fundamenta la acción en la normativa reguladora de viajes combinados, recogida en el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Asimismo argumentaba que como se desprende de la normativa especial que regula los viajes combinados, tanto los organizadores como los detallistas deben responder de los perjuicios que puedan sufrir los consumidores, derivados del no cumplimiento de sus obligaciones.

La sentencia, que desestima su demanda, añade que la agencia de viajes no asumió la obligación de garantizar a los consumidores con los que firmó el contrato que no fueran a sufrir un accidente si practicaban el esquí, ni entraba dentro de su ámbito de control la forma de esquiar de cada uno de los usuarios de la pista, por lo que es imposible imputar delito alguno a la agencia.

Deja un comentario