Una banda que realizaba estafas en accidentes de tráfico

Una banda que realizaba estafas en accidentes de tráfico

Una banda que realizaba estafas en accidentes de tráfico

La Audiencia Provincial de Salamanca ha juzgado a los miembros de una banda que se dedicaban a realizar estafas simulando accidentes de tráfico. Diez miembros de esta banda han sido juzgados por simulación de delito y estafa procesal en varios accidentes de tráfico que tuvieron lugar en 2011. Las peticiones de penas de cárcel ascendieron de los nueves meses, previstos en un principio, hasta los cuatro años para una de las acusadas y tres años a otros dos miembros, al elevarse la consideración de «intento de estafa» a «estafa consumada».

En total se trata de diez casos juzgados, aunque existen dos miembros más que no comparecieron ante el tribunal ya que se encuentran en paradero desconocido. Todos han declarado que los accidentes fueron reales y que, si firmaron las renuncias a recibir indemnizaciones, fue debido a fuertes presiones por parte de uno de los detectives privados contratado por la compañía de seguros.

En el juicio declararon como testigos dos personas que habían sido imputadas anteriormente por este mismo delito, pero que fueron desimputadas tras su declaración en el primer juicio. También declararon los Guardias Civiles que realizaron el atestado del segundo accidente y que aseguraron que no vieron nada inusual. Aunque uno de los agentes declaró que le parecía extraño que uno de los acusados tuviese puesto el cinturón de seguridad a su llegada.

El detective privado también declaró asegurando que no realizó ninguna acción coercitiva, si no que, tras la confesión de uno de los implicados, él mismo lo acompañó a denunciar el hecho, después de haber encontrado contradicciones en las declaraciones. También declaró el abogado de uno de los acusados que entró en varias contradicciones.

Tras las declaraciones el juez decidió mantener algunas de las sentencias, mientras que subió otras. Además afirma que ni siquiera hay pruebas del primer accidente y el segundo está lleno de contradicciones e inconsistencias en las declaraciones.

Deja un comentario