Una factura de gastos médicos no es admitida en un juicio

Una factura de gastos médicos no es admitida en un juicio

Una factura de gastos médicos no es admitida en un juicio

La Audiencia Provincial de Valencia, no admitió a trámite una demanda en la que se reclamaban 2.221 euros en concepto de asistencia sanitaria, a la compañía aseguradora de un conductor causante de un siniestro. El motivo expuesto por el juez fue que la factura de gastos médicos, no es un documento comprendido en el Art. 812.2 de la LEC.

Ante tal actuación por parte del juez, la demandante interpuso un recurso de apelación, alegando que la resolución no se ajusta a derecho puesto que la factura de gastos médicos presentada, es un documento debidamente cumplimentado, que permite conocer quién reclama, el motivo de la reclamación, además de los conceptos y cantidades. Además, se aportaron también tres burofaxes reclamando el pago a la aseguradora. La defensa también expuso que en el mismo juzgado y en idénticas circunstancias se admitió a trámite otro monitorio y concluye que se ha producido un cambio de criterio repentino.

Dicho recurso tampoco prosperó, ya que la Sala no comparte las explicaciones jurídicas contenidas en el escrito de apelación. El juez basa su dictado en la relación existente entre el documento aportado (la factura de gastos médicos) y lo expuesto en el artículo 812 de la LEC.

La factura de gastos médicos no es un documento “habitual”, puesto que lo normal sería acudir a los tribunales para que sean estos los que determinen la responsabilidad del conductor o del propietario y, en su caso, de la compañía aseguradora del vehículo en virtud del contrato de seguros. Es por ese motivo que la factura de gastos médicos presentada no puede ser considerada como documento válido.

En cuanto al caso remitido en el escrito de apelación como antecedente, el juez significa que la reclamación en dicho caso sí se puede comprender dentro de lo expuesto en el art. 812 de la LEC, puesto que es obligación legal del Consorcio indemnizar por los daños causados en un accidente en el que está implicado un vehículo carente de seguro.

Deja un comentario